03 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Podemos silencia un escándalo de Echenique que según sus normas es de dimisión

Echenique, junto a los estatutos de Podemos que le obligan a dimitir

Echenique, junto a los estatutos de Podemos que le obligan a dimitir

El portavoz de Podemos ha sido condenado en firme por la contratación irregular de su asistente, un atentado contra "los derechos de los trabajadores" recogido en el documento.

Pablo Echenique no debería ser diputado en estos momentos. Ni mucho menos portavoz de Podemos en el Congreso: no lo dice la oposición ni los medios críticos. Lo impone su propio partido, en unos estatutos internos que le obligan a dimitir o ser cesado tras confirmarse la sentencia por su escandaloso trato al sanitario que le cuidaba.

Pero Podemos ha mirado hacia otro lado en la aplicación de su Código Ético. Un documento que se convirtió en la 'Biblia' de los morados para ser aplicada de forma uniforme al resto de partidos políticos, pero que a la hora de ponerla en práctica respecto a su portavoz han preferido obviar, una vez que ha sido condenado en firme por la contratación irregular de su asistente.

Y es que, tal y como reza su Código Ético consultado por ESdiario, todos los cargos electos y todos los cargos internos de Podemos aceptarán "el compromiso de renuncia al cargo público, al cargo interno o a cualquier candidatura a dichos cargos en caso de ser procesado o condenado por las faltas o los delitos que se determinarán en el reglamento que a tal efecto publicará la Comisión de Derechos y Garantías", apunta el Manual de comportamiento del partido.

 

Cuando precisa los excesos a los que hace referencia, aún es más clara la exclusión de Echenique: "En cualquier caso incluirá siempre los delitos de corrupción, los económicos, el acoso sexual, las violencias machistas, la pederastia y el maltrato infantil, así como los delitos contra los derechos de los trabajadores y las trabajadoras, los ecológicos y los urbanísticos".

Precisamente ese derecho de los trabajadores ha sido el que ha pisoteado Echenique, que tendrá que pagar 11.040 euros por no tener en regla "la relación laboral especial por cuenta ajena" entre el diputado y su empleado, después de desistir de su recurso ante el Supremo ante la sentencia ya dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Aragón.

 

 

En ella declaró la existencia de una relación laboral especial por cuenta ajena entre el empleador y el trabajador Eduardo P.S., a los efectos de alta y cotización en el Régimen General de la Seguridad Social, en el Sistema Especial de Empleados del Hogar, en el periodo comprendido entre el 16 de marzo de 2015 y el 30 de abril de 2016.

Dos periodos de infracción

La infracción se cometió en dos periodos, entre septiembre de 2011 y junio de 2012 y de marzo de 2015 hasta abril de 2016, si bien la multa corresponde a esta segunda etapa por haber prescrito el incumplimiento legal en el caso del primer periodo.

Desde mayo de 2005, Echenique tenía contratada con la empresa Asistencia Domiciliaria Médico Integral SL (ADOMI SL) la prestación de un servicio de ayuda a domicilio, y desde 2007 esos servicios los realizaba Eduardo P.S., empleado de la sociedad.

Tras el cambio de propietario de la empresa y al avisar de que no contaría con los servicios del empleado, Echenique y su auxiliar mantuvieron la relación en los mismos términos existentes hasta ese momento en cuanto a las actividades del asistente, sin la intervención de la compañía, pero sin ninguna justificación por escrito. El empleado cobraba en B y Echenique pagaba, pues, en dinero negro.

 

 

Posteriormente y tras un paréntesis entre junio de 2012 y marzo de 2015, Echenique volvió a requerir los servicios del asistente, desde el 16 de marzo de 2015, en este caso de lunes a sábado, además de algún domingo esporádico, una hora diaria por la mañana y al mismo precio de 11 euros la hora, con las mismas labores de asistencia temporal, hasta el 30 de abril de 2016.

El trabajador no estuvo dado de alta en la Seguridad Social en ninguno de sus regímenes y sistemas por la realización de esta actividad en este periodo y además, cobró una prestación por desempleo entre septiembre de 2011 y marzo de 2012 y entre noviembre de 2014 y noviembre de 2015.

Echenique consideraba "una vergüenza" tener trabajadores del hogar como el suyo y no darles de alta, como hizo él

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social inició una investigación sobre las posibles irregularidades existentes en esta relación de trabajo y, como resultado, el 19 de abril de 2017 levantó acta de liquidación a Pablo Echenique por falta de alta y cotización al Régimen General de la Seguridad Social, lo que le ha supuesto una sanción.

"Es una vergüenza"

Sin embargo, Echenique siempre ha insistido en que la sanción tiene carácter administrativo y no está considerada como delito por lo que se mantendrá en su cargo, mientras en Podemos tampoco están dispuestos a dejar caer al número dos de su partido, a pesar de que la Justicia ya lo ha condenado.

Cabe recordar la dureza con la que el propio dirigente se refirió en el pasado a casos como el suyo, tildándolos directamente de explotación. "Es una vergüenza que se tenga a gente trabajando sin pagarle la Seguridad Social, es una vergüenza", llegó a decir.

Comenta esta noticia
Update CMP