25 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Banco de España retrata al Gobierno por su sablazo fiscal y su ingente gasto

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos

El gobernador del organismo ha dejado en evidencia la falta de solvencia de las previsiones económicas del Ejecutivo, muy por encima de las que la entidad vaticina.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha dado un baño de realidad al Gobierno al analizar sus Presupuestos Generales del Estado de cara a 2021. Las previsiones macroeconómicas del Gobierno está infladas y el ingente plan de gasto no convence demasiado al jefe de la entidad, que además considera que no es momento para subir los impuestos a los españoles.

Así lo ha indicado en su intervención ante la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados, donde ha señalado que "hubiera sido preferible retrasar la introducción" de las nuevas tasas impositivas y la subida de otras ante la delicada situación económica que atraviesa el país.

 De hecho, para Hernández de Cos, "la recuperación económica en curso aún presenta evidentes síntomas de fragilidad y se encuentra sometida a considerables riesgos a la baja que no aconsejan un aumento generalizado de la presión fiscal en estos momentos".

Junto a ello, también ha cuestionado la subida de los sueldos públicos y las pensiones, ya que los riesgos sobre la inflación en las nuevas cuentas "están sesgados a la baja", por lo que cree que esta previsión de una subida del 0,9% "superará claramente" la inflación final ya que augura que el IPC caerá a final de este año en tres décimas.

De esta manera, ha señalado que el plan de gasto previsto por el Gobierno incluye aumentos "muy significativos" y ha señalado que el supuesto de ejecución plena de los fondos europeos y los multiplicadores del uso de estos fondos que asume el proyecto de PGE "parecen optimistas a la luz de la evidencia histórica y empírica". En concreto, ha apuntado que las cuentas prevén un aumento muy significativo del gasto total, en un 24%, y del gasto primario, en un 26%, con respecto al avance de liquidación de 2020.

Por ello,  ha recomendado al Gobierno no jugárselo todo a la carta de las ayudas europeas, teniendo en cuenta el carácter temporal de los fondos, por lo que ve preciso que dichos recursos no se destinen a sufragar aumentos permanentes de gastos, pues ello "no haría más que aumentar nuestro ya elevado déficit estructural".

Duda de las previsiones del Gobierno recogidas en los Presupuestos

Además, el gobernador duda de que las previsiones económicas del Gobierno se vayan a cumplir realmente, ya que cree que ni el PIB crecerá tanto ni el déficit público ni la tasa de paro se reduciran de forma drástica como dice el Ejecutivo.

Para Hernández de Cos, existe un "riesgo significativo" de que el déficit público supere el año próximo su nivel de referencia del 7,7% del PIB, ya que las previsiones de gasto público se encuentran sujetas a ciertos riesgos al alza, fundamentalmente derivados de una posible intensificación de la pandemia, lo que podría exigir prolongar por más tiempo del inicialmente considerado algunas de las medidas discrecionales adoptadas como los ERTE.

Junto a ello, también considera demasiado optimista la previsión de paro recogida en las cuentas públicas, que se sitúa en el 17,1%, ya que los estudios del Banco de España, la colocan en torno al 18,6%, y en una situción inestable debido a la incidencia del virus.

Así, aunque ve "coherentes" las previsiones macroeconómicas de los Presupuestos, señala que las posibles desviaciones en el dinamismo de la actividad llevan a que el riesgo de la previsión de ingresos públicos el año próximo esté sesgado a la baja.

De hecho, ha asegurado que la recuperación es "incompleta, desigual y muy frágil" y ve "plausible" anticipar que la actividad económica en este tramo final del año y a comienzos de 2021 mostrará un menor dinamismo que el anticipado en el escenario 1 publicado hace unos meses, que contemplaba un incremento intertrimestral del 3,9% en el último trimestre de 2020 y del 1% en el primero de 2021, colocándolo mucho más cerca del escenario 2.

Este escenario, que contempla una mayor intensidad de los rebrotes, proyecta una caída del PIB del 12,6% este año y que no se recuperen los niveles de actividad previos a la crisis antes de finales de 2022, cuando el nivel del PIB aún se encontraría unos 6 puntos porcentuales por debajo del registrado a finales de 2019. 

Comenta esta noticia
Update CMP