12 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Vergüenza en TVE por repudiar el español en la canción de Eurovisión

Anne Igartiburu y Barei en uno de los momentos críticos de la gala Objetivo Eurovisión.

Anne Igartiburu y Barei en uno de los momentos críticos de la gala Objetivo Eurovisión.

La baja audiencia y los sonados errores de sonido ponen a la cadena en manos del PP en el ojo de huracán por seguir apostando por un formato agotado y superado en el resto de Europa.

La cantante y compositora Barei será la representante de España en Eurovisión tras una gala plagada de errores que dejó en evidencia a los directivos de la televisión pública al permitir que por primera vez en sesenta ediciones la letra de la canción elegida no tuviera ni una sola línea en castellano. "Hay que arriesgar" dijo en su defensa la desconocida intérprete para salvar del despropósito al Ente en manos del PP que sigue empeñado en promocionar sin éxito el concurso de la canción europea. 

La gala especial Objetivo Eurovisión, presentada por Anne Igartiburu, obtuvo un 9,1% de cuota de pantalla tras un año de ausencia y equiparó su resultado al conseguido por Ruth Lorenzo en 2014. Un desastre en términos de audiencia a pesar de la novedad del jurado internacional que también expresó su opinión sobre el desempeño de los seis candidatos: Maverick, Barei, Xuso Jones, Electric Nana, María Isabel, y Salvador Beltrán.

En una maniobra un tanto vergonzosa para Televisión Española, la lengua de Cervantes dejó paso a la musicalidad del inglés para intentar que esta vez la española rasque algún voto en un certamen que cada vez se decanta más por el espectáculo. La gran apuesta del año pasado con Edurne enfundada en una gran capa roja dio más problemas que alegrías y supuso una decepción mayúscula para los responsables de RTVE que este año no quieren arriesgar aunque para ello tengan que olvidar que alguna vez presumieron de idioma.

El español, el orgullo de muchos, fue denostado desde el primer momento por la organización de TVE al permitir que en la fase de selección se presentaran canciones en inglés. Al parecer los directivos intentaron enmendar el error recomendando a los artistas que incluyeran algún fragmento en castellano pero ni con esas consiguieron que la representación fuera, lengua incluida, producto español. 

Coros demasiado altos, playback, problemas en la iluminación y el sonido y un formato poco definido son algunas de las duras críticas que recibió la gala. Para los fans de Eurovisión sobraron tópicos y faltaron ideas revolucionarias que le dieran la espectacularidad que requiere la actuación si de verdad se pretende estar al nivel de otros países. La madrileña Barei, que compuso piezas para Malú y Edurne, defenderá la canción Say Yay el próximo mayo en Estocolmo. 

Comenta esta noticia
Update CMP