Hércules CF: todo a punto para el retorno de un histórico al fútbol profesional

La afición del Hércules, ansiosa por celebrar el ascenso

La afición del Hércules, ansiosa por celebrar el ascenso

Tras deshacerse de Barakaldo y Logroñés, la Ponferradina será el último obstáculo para el cuadro alicantino con la mente puesta en recuperar, cinco años más tarde, la categoría de plata.

Y todo ello con el agradable trasfondo de unas Hogueras que vivirán la antesala de su día grande envueltas en el ambiente de un partido de ida que se disputará el próximo domingo en el estadio José Rico Pérez. Prueba de ello son las medidas de carácter excepcional que comporta la disputa del partido más importante de la entidad en el último lustro dentro de un marco tan señalado.

Velar armas y llenar el estadio

Son dos cuestiones en torno a las cuales el club herculano ha tenido que reaccionar con celeridad. Por un lado, el técnico de la plantilla, el catalán Lluis Planagumá ha determinado que la mejor manera de abstraerse del ambiente festivo que impregnará la ciudad de Alicante es la de establecer la concentración de la plantilla en Benidorm, para así, desde primera hora del sábado - el partido es el domingo a las 20 h. -, evitar distracciones para sus pupilos.

Mientras que, en relación a dotar del máximo apoyo a los futbolistas blanquiazules, la directiva ha manifestado su pretensión de habilitar la denominada grada del Mundial, toda vez que las buenas entradas registradas en los duelos frente a Barakaldo y Logroñés pertenecientes a las eliminatorias precedentes suponen un buen presagio a la hora de cumplir el objetivo de acercarse en grado máximo a la ocupación de las 29.000 plazas con las que cuenta el recinto. Sin duda los precios populares fijados, desde 10 euros, redundarán en esa mayor sensación de calor humano a la hora de llevar en volandas a los hombres de Planagumá.

Dos conjuntos sólidos y en gran momento

Únicamente dos goles recibidos en los cuatro choques de las dos eliminatorias precedentes. Así pues, certificar todo aquello que concierne a la consistencia defensiva herculana - tan solo encajó 24 durante la liga regular - constituye la mejor garantía, tanto para el marco que con acierto defiende el veterano guardameta Falcón, como también de cara a unas opciones de ascenso que pasan por el éxito en la confrontación frente a los leoneses. Precisamente un cuadro berciano que apunta maneras de némesis del propio Hércules - tres dianas recibidas en el playoff y sólo 27 en liga regular -; si bien con el aval de la mayor eficacia ofensiva que le confieren sus 60 goles alcanzados hasta esta final.

Exactamente el punto débil de un cuadro alicantino que, hasta el 3-1 en la ida ante el Logroñés, presentaba un revelador dato de más de un año sin alcanzar la cifra de tres goles durante un encuentro. Esperemos que jugadores de marcado cariz ofensivo como Benja, Carlos Martínez o Alfaro aprovechen la ruptura de ese mal precedente para continuar soltando amarras goleadoras en el mejor momento.

Salir definitivamente del abismo

Sólo ocho años atrás el Hércules CF abandonaba su última singladura por la Primera División. Lo hacía acuciado por las deudas que habían conllevado operaciones faraónicas como las de Trezeguet, Drenthe o Nelson Valdez. Posteriormente llegaría una progresiva caída en picado hasta el pozo de la Segunda B primero (2014), y lo que es peor: la casi desaparición de hace dos veranos; dado que a las reclamaciones por los impagos contraídos con Hacienda se sumaban las promesas incumplidas de algunos presidentes que pretendían disfrazarse de presuntos salvadores del club. Los malos resultados deportivos aparecían como otra de las inquietantes constantes de un periodo de inestabilidad que, dos años después, parece ya totalmente superado.

 

Comenta esta noticia
Update CMP