26 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Guardiola trató de aprovechar la tormenta del 1-O para llevarse a Messi

El Manchester City fue a por el astro argentino con una formidable operación de más de 700 millones de euros, aprovechando su inquietud por la deriva del proceso independentista.

El apoyo público de Pep Guardiola con el independentismo, incluidas sus batallas por lucir el lazo amarillo en la Premier League, no le impidieron buscar la manera de golpear donde más le dolía a todo un símbolo del nacionalismo como el FC Barcelona arrebatándole lo que más quería y en la hora más comprometido: Leo Messi en mitad de la tormenta del 1 de octubre

Khaldoon al Mubarak, máximo mandatario del Manchester City, entrenado por Guardiola, ha reconocido recientemente que el club inglés intentó fichar al crack argentino. El diario El Mundo da detalles de la multimillonaria oferta que el jugador argentino rechazó para seguir en el Barcelona. El equipo de Manchester lanzó una formidable operación de más 500 millones de euros: ofreció 250 millones netos en cinco años y estaba dispuesto a pagar la cláusula de recisión de otros 250 millones, así como una prima para el padre de futbolista.

Los contactos se mantuvieron entre diciembre de 2016 y noviembre de 2017 por el consejero delegado del City y ex vicepresidente azulgrana, Ferran Soriano, y el padre del jugador, Jorge Messi, al que el club inglés ofrecía una prima de 50 millones de euros brutos si convencía a su hijo de jugar en el cuadro entrenado por Pep Guardiola. El propio Jorge fue quien informó del interés al Barcelona.

La operación total hubiera alcanzado los 755 millones de euros, una cifra prácticamente inalcanzable para cualquier club excepto los inyectados por capital árabe, como es el caso del Manchester City.

El Mundo también habla que los contactos fueron antes y después de la consulta del 1 de octubre en Catalunya, donde se vivió una controvertida situación política, algo que según el citado medio inquietaba a Messi.

De hecho, la crisis política desatada por el procés llevó a Messi no sólo a valorar su salida, sino a ponerse a salvo de riesgos e imponer que en su contrato de renovación figurara una cláusula antiindependencia, por la que quedaría libre si Cataluña se separaba de España y el club azulgrana no disputaba una de las cuatro principales ligas europeas.

Finalmente, el astro argentino se comprometió de nuevo con el Barça el pasado mes de diciembre.

Comenta esta noticia
Update CMP