23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El lujo de Juan Carlos I en Emiratos Árabes mientras el Rey apaga sus fuegos

El rey emérito y Pedro Sánchez en una imagen de archivo.

El rey emérito y Pedro Sánchez en una imagen de archivo.

Zarzuela confirma que se encuentra en Abu Dabi desde el 3 de agosto después de dos semanas de silencio pactado. No obstante no tiene intención de quedarse allí de forma indefinida.

Ya es oficial: el Rey Juan Carlos I se encuentra en en Emiratos Árabes Unidos. La Casa del Rey así lo ha confirmado este lunes, justo dos semanas después de que el monarca emérito abandonara España en medio del escándalo. 

El comunicado de Zarzuela es escueto, pero deja entrever que si hasta ahora ha imperado el silencio ha sido por voluntad del padre de Felipe VI, y que solo ahora que éste ha dado su plácet se ha hecho oficial: 

"S. M. el Rey Juan Carlos ha indicado a la Casa de Su Majestad el Rey que comunique que el pasado día 3 del presente mes de agosto se trasladó a Emiratos Árabes Unidos (EUA), donde permanece en la actualidad".

Así pues, el anterior jefe del Estado no se ha movido de Abu Dabi, desde que hace dos semanas se trasladó allí en un yet privado. El diario Nius publicó una fotografía a su llegada al aeropuerto, después de no pocas especulaciones y pistas falsas sobre su paradero (Santo Domingo, Portugal...). 

La fotografía que ha dado la vuelta al mundo.

 

No obstante, el emérito no piensa quedarse indefinidamente en el lujoso hotel Emirates Palace, donde pasa los días rodeado de ostentación y pompa. El hotel, propiedad del gobierno, tiene una planta que solo se abre para las visitas de los mandatarios extranjeros VIP. Al parecer, Don Juan Carlos la frecuenta desde hace años. 

Tampoco es su intención quedarse por tiempo indefinido en Abu Dabi, ni en Emiratos Árabes. Sino que más lo de ahora es una escala. No se sabe por cuánto tiempo. En todo el Golfo Pérsico tiene muy buenos amigos.

La confirmación de su paradero se había convertido en un problema para Felipe VI y para Pedro Sánchez, aunque no obstante este último no es precisamente un adalid de la transparencia. Y viene a restar algo de presión sobre la Casa del Rey, pero no toda. Porque el destino elegido no es ejemplo de democracia, ni de defensa de los derechos humanos, ni tampoco de la igualdad de género.

Entretanto, el Rey continúa apagando los fuegos de su padre, o intentándolo al menos. Este lunes él y Doña Letizia han puesto fin a su estancia a las Islas Baleares con una visita a Ibiza. El martes vuelven a Madrid. 

 

La ofensiva republicana no ha terminado, solo ha amainado en los últimos días porque la práctica totalidad de los líderes de Unidas Podemos están de vacaciones. Cuando regresen volverán a la carga.   

Comenta esta noticia