21 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El interlocutor de Podemos para el "palo fiscal" está imputado por malversación

Sánchez Mato (izquierda) junto a Alberto Garzón

Sánchez Mato (izquierda) junto a Alberto Garzón

La subida de impuestos que ultiman Pedro Sánchez y Pablo Iglesias lleva la firma de Carlos Sánchez Mato, concejal de Madrid imputado por derrochar en fabricar un dossier contra el PP.



Carlos Sánchez Mato, perteneciente a IU y concejal de Manuela Carmena en 'Ahora Madrid', es la persona designada por Podemos para pactar con el Gobierno de Pedro Sánchez la inminente subida de impuestos que se ultima en estos momentos y podría afectar a las rentas de una horquilla de entre 60.000€ y 150.000€, según cual sea la tesis que finalmente se imponga.

Mato, que ya ha participado en reuniones económicas, es partidario de las subidas más altas, pero tiene una condición legal que contradice tanto el código ético de Podemos cuanto el del PSOE con el que negocia: está formalmente imputado, junto a la concejala Celia Mayer, por un delito de malversación de fondos públicos.

 

El Juzgado número 21 de Madrid instruye el caso desde hace un año, al considerar posible la comisión de un delito consistente en haber gastado 100.000 euros de dinero público en encargar, saltándose todos los controles, un informe ad hoc con el que fabricar un caso de corrupción del PP madrileño relativo a la contratación del Open de Tenis.

Sin dimitir

Tanto Carmena como los afectados y sus respectivos partidos negaron primero la existencia de esa imputación y, cuando se demostró que era cierta, se negaron a aplicar sus propias normas y no provocaron la dimisión de los dos primeros imputados de relieve adscritos al entorno de Podemos.

 

 

Ahora, con ese currículo y un discurso económico populista que llevó a defender el impago de la deuda de España y a presumir después de su reducción en el Ayuntamiento de Madrid, Sánchez Mato será el coautor del aumento fiscal en marcha en Moncloa.

 

De hecho, el concejal es el principal defensor de que los impuestos se suban ya a partir de las remuneraciones anuales de 60.000€ y, tras participar en una primera toma de contacto en Moncloa, aseguró que el Gobierno estaba dispuesto a aceptarlo: la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la secretaria de Estado de Hacienda, Inés María Bardón, mostraron  a favor de "hablar" sobre esta posible subida del IRPF, aunque luego ambos la negaron.

Con Garzón

Sánchez Mato fue destituido como concejal de Hacienda por Carmena, que nunca pidió su comisión, y es el responsable del área económica de Izquierda Unida, muy próximo a Alberto Garzón y a su hermano Eduardo, enchufado hasta hace meses en el propio Ayuntamiento de Madrid.

Comenta esta noticia
Update CMP