06 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La carta indignada de las familias de los sepultados en Zaldíbar: "Bochornoso"

Urkullu, en una de sus operaciones de imagen que tanto han molestado a los familiares de los sepultados en el vertedero.

Urkullu, en una de sus operaciones de imagen que tanto han molestado a los familiares de los sepultados en el vertedero.

Los familiares de los dos operarios enterrados en el vertedero estallan contra la gestión del PNV, 27 días después. Con una crítica al postureo de Urkullu y este llamamiento desesperado.

27 días ya, y como informó ESdiario este martes, el caos y la indignación se hacen cada vez más patentes entre los afectados por el derrumbe del vertedero de Zaldíbar. El objeto de las críticas es el Gobierno Vasco, por su ineficacia, y el lendakari, Íñigo Urkullu, por su falta de cercanía con los afectados por la tragedia.

Este martes,  ha sido la familia de uno de los dos operarios desaparecidos bajo los escombros, Joaquín Beltrán, la que ha estallado contra la gestión del PNV. "Qué bochornoso espectáculo", denuncia en una carta remitida a los medios de comunicación vascos.

 

Los familiares de Beltrán, de 53 años y padre de tres hijos -y que lleva desaparecido junto Alberto Soraluze desde el 6 de febrero- elogian y agredecen, en primer lugar, el trabajo de los bomberos, ertzainas y voluntarios que trabajan sin descanso en las labores de rescate.

Pero arremeten a continuación contra los políticos y sus aparaciones públicas en los medios. "Durante todo este tiempo nos hemos mantenido al margen del bochornoso espectáculo de las comparecencias", denuncian. Y citan en concreto a Urkullu, sus consejeros y sus "comisarios políticos". 

"La realidad es que Alberto y Joaquín siguen enterrados entre basura. Al margen de las responsabilidades políticas y operativas a depurar en cuanto a la gestión y dirección de la crisis, muchas y de gran envergadura, lo prioritario es encontrar a nuestros maridos, padres, hermanos, amigos, compañeros. Queremos que nos los devuelvan".

"No se trata de preguntar por qué se ha rechazado, o no se ha pedido, tanto da, la ayuda del Ejército, por qué no hay más perros en la admirable unidad canina, por qué no se ha dotado de personal suficiente y experimentado las labores de búsqueda; por qué ha habido máquinas paradas por falta de palistas y combustible y han tenido que ser utilizadas las de las propias víctimas, por qué no se han articulados relevos operativos o no se ha respetado la normativa laboral en materia de seguridad, poniéndose en peligro la propia vida de los trabajadores de las contratas", clama la familia en su comunicado.

"Se puede y se debe hacer mucho más de los que se esta haciendo", aseguran. "Queremos que el rescate sea la verdadera prioridad. No vamos a permitir que se olvide que Joaquín y Alberto siguen enterrados entre la basura", concluye la familia del trabajador enterrado bajo toneladas de residuos tóxicos.

Comenta esta noticia