21 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

El sexo y la presencia de Preysler animan la lectura de lo nuevo de Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa y Aitana Sánchez Gijón durante la lectura del primer capítulo del libro.

Mario Vargas Llosa y Aitana Sánchez Gijón durante la lectura del primer capítulo del libro.

Escuchar al Premio Nobel desgranar su novela tuvo su aquel. Pero la interpretación que Aitana Sánchez Gijón hizo del encuentro lésbico que introduce la historia dejó al personal temblando.

El premio nobel Mario Vargas Llosa presentó este lunes en el Circulo de Bellas Artes su última novela Cinco Esquinas acompañado por su pareja, Isabel Preysler, y toda la troupé a la que adoptó cuando decidió convertirse en uno más dentro del mundo de cuoreNuria González, Elena Benarroch, Paty Galatas, Marisa y Alfonso de Borbón, Manuel Colonques, Jesús Mariñas y el resto de amigas de Isabel, como las Massumeh y Maribel Yébenes arroparon a la pareja que hizo su entrada rodeada de flases. 

Con la interpretación de la amiga íntima del escritor, Aitana Sánchez Gijón, el primer capítulo de la nueva obra tomó tintes de literatura erótica. Tal fue el sofoco del público tras la lectura de la actriz que la presentadora del evento, la periodista Montserrat Domínguez, tuvo que pedir un respiro a los asistentes para serenar los ánimos que procedían del patio de butacas.

Siempre he tenido cuidado a la hora de tratar el tema del sexo. En una novela es un tema sensible de provocar una reacción negativa en el entorno.

El paso del sexo al género detectivesco o incluso al policial fue tan sutil durante la presentación que los asistentes no tuvieron tiempo ni de tomar aire durante la hora y cuarto que ocupó el escritor para desgranar los porqués de su trabajo. El ritmo frenético de la obra se contagió a la charla que tuvo de todo y para todos. 

"O la matabas o hacías lo que ella te ordenaba": recuerdo de Mario a su agente Carmen Balcells

En especial para la agente literaria y escudera de Mario en los últimos años: Carmen Balcells, recientemente fallecida. "Algún día España le rendirá el homenaje que se merece", fueron las primeras palabras del escritor en homenaje a su trabajo antes de reconocer que fue él quien tuvo que lanzar un ultimátum muy serio: "No vas a utilizar mi relación con Isabel para lanzar el libro". Esa y el reconocimiento de sentirse "muy enamorado" fueron las únicas referencias a su relación con la reina del papel couché que se escucharon durante la velada, aunque la sombra de su vida personal planeó en los momentos más intensos. 

El peruano no escatimó en detalles a la hora de explicar su particular versión del sexo "como un acto cultural". Y es que, además de contar con detalle cómo esta vez el título de la novela no fue lo que impulsó su inspiración, reconoció que el ve en el erotismo un nivel intelectual y de civilización que desanimaliza el acto en sí. 

Voy a seguir metiendo la pata, quiero estar vivo.

 

Los estragos de ganar un Premio Nobel de Literatura

Más allá del morbo que despertó todo lo referente a esa manera elegante y sin tapujos de hablar de tríos, orgías o incluso del acto lésbico que da comienzo a la novela, Mario describió cómo sus personajes ganaron libre albedrío según avanzaban las páginas. Juan Peineta, uno de los secundarios, sacó del autor una confesión que no sorprendió al respetable pero sí confirmó el devenir de su vida personal de los últimos meses. "No quiero estar muerto en vida", declaró el autor que reconoció temer la defunción espiritual y literaria que tradicionalmente va asociada a un Premio Nobel. 

El sensacionalismo político como arma para el poder dictatorial

Su visión de la política actual también tuvo cabida en la presentación que Domínguez y él convirtieron en charla. A Vladimiro Montesinos le espetó un "espero que le guste", si tiene el placer del leer desde la cárcel esta obra que en ocasiones le recordará una realidad demasiado cercana. Sobre el populismo que impera en la política española advirtió del "asidero" que ha encontrado en la corrupción y a Donald Trump le auguró un próspero fracaso entre clamores de payaso, demagogo o insensato. 

Yo también fui bañado de mugre por la dictadura de Fujimori

 

El peligro del amarillismo periodístico como arma del poder para deslegitimar a las opositores pasó por alto tras las confidencias personales que fueron lo más interesante para las fans de Isabel, camufladas entre el público. Al final las firmas en libros fueron pocas en comparación a las fotos cariñosas que los asistentes deseaban con la pareja. La buena noticia es que la editorial francesa La Pléyade publicará ocho obras de Vargas Llosa, uno de los autores más valorados entre los realistas actuales. 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP