22 de mayo de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El peor momento del chef Sergi Arola, arruinado y abandonado a su suerte

El peor momento de Sergi Arola

El peor momento de Sergi Arola

El conocido chef vive una situación límite. Nada hacía presagiar que hubiera tocado fondo. Sin embargo, está muy mal. Está arruinado y no tiene donde agarrarse. Sin duda, un auténtico drama.

Nada hacía presagiar que Sergi Arola llegara a la situación en la que se encuentra. Sin duda, dramática. Y es que el prestigioso chef está en la ruina y no le queda ni una sola de sus propiedades. La impactante información la sirve esta semana Corazón TVE, que acompaña el reportaje con alarmantes imágenes que corroboran el mal momento del catalán.

Todo indica que además de estar sin un euro, Sergi se encuentra abandonado a su suerte. La relación con su ex mujer y madre de sus dos hijas es inexistente tras un más que complicado divorcio. Los allegados al chef han confirmado que se encuentra “Hundido, descentrado, sin un euro y deshecho”. Por no quedarle, no le queda ni la mítica moto que era uno de sus distintivos más personales.

Era su ex mujer, Sara Fort, quien se ocupaba de que los negocios que tenían en común fueran por el camino correcto. Aún separados en 2012, continuaron juntos en la restauración hasta 2016. La unidad antifraude de Hacienda sigue investigando al chef debido a algunas operaciones sospechosas realizadas. El principio del fin empezó a escribirse cuando el cocinero inauguró Sergi Arola Gastro, un restaurante de alto standing que no cumplió las expectativas creadas. En 2013, la Agencia Tributaria y la Seguridad Social reclamaban una deuda al catalán de 308.000 euros que él fraccionó para poder hacer frente.

Los allegados al famoso cocinero tienen claro que Silvia Fominaya, de quien Sergi sigue locamente enamorado, “es uno de los principales motivos de su descenso a los infiernos”. Estas mismas fuentes señalan que el chef no tiene casa y que son sus amigos quienes le dan cobijo. Esto se hace extensivo también a la comida, ya que no le llega ni para pagarse un sencillo menú. Sin duda, malos tiempos para un hombre que consiguió situarse en el olimpo de las estrechas Michelín.

Comenta esta noticia
Update CMP