19 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Sale cara la Familia Real? La respuesta correcta es "no"

 

 

 

La difusión de las retribuciones del Rey de la Familia Real, que según preveían los presupuestos subieron este año un 1.5%, han suscitado el enésimo debate sobre el coste de la Monarquía, en el que parecen prevalecer siempre argumentos -o prejuicios- ideológicos sobre los razonamientos estrictamente financieros.

La arremetida de Podemos, por ejemplo, ha sido de la magnitud descrita por el mensaje de Pablo Echenique, que se ha limitado a resumirlo todo con un brochazo de notable magnitud: "El rey, que gana 20.000€ al mes (sí, AL MES), se sube el salario un 1,5% como los funcionarios porque en esto sí que "la ley es igual para todos". Para que te investiguen en el Congreso por presunta corrupción, NO. Para subir el sueldo, SÍ. ¿Queda claro?".

El presupuesto de la Casa Real es, por ejemplo, 30 veces inferior al de TV3, cinco al de la Corona británica y doce a la República de Francia

¿Pero tienen razón de ser las críticas? ¿Sale cara la Corona? ¿Cuánto cuestan otros sistemas similares? Sometemos la pregunta a El Polígrafo y anticipamos de antemano la respuesta: la Casa Real cuesta poco. Al menos en comparación con el inmenso presupuesto que, salido de las arcas públicas, tienen otras entidades sumidas en una controversia endémica por su papel.

En concreto, la Corona le cuesta a los españoles algo menos de 8 millones de euros anuales, una cifra prácticamente estancada en los últimos años que es treinta veces inferior a la de TV3 y todos los medios de comunicación dependientes de la Generalitat de Cataluña, por poner un ejemplo.

¿Y una República?

Los Presupuestos Generales del Estado aprobados por el Gobierno de Rajoy y asumidos por el de Sánchez para 2018 previeron un aumento del 0,9 por ciento para la Casa Real, hasta los 7,89 millones de euros, frente a los 7,82 millones de 2017. Se trata de la cifra más baja de la que dispone una Monarquía en Europa, casi cinco veces inferior a la Inglaterra, por ejemplo, o doce a la República de Francia, con un presupuesto superior a los cien millones.

Esos 7.8 millones totales, de los cuales casi la mitad son para personal, ya se conocían, pero la polémica artificial procede del hecho de que, de esa cantidad, la atribución concreta para los salarios de la Familia ha subido este año en 7.000 euros anuales totales para alcanzar los 679.818 euros a repartir entre todos, exactamente el 1.5% más que se aplica a todos los funcionarios del Estado: Felipe VI recibirá 242.769 euros brutos en 2018; doña Letizia 133.530 euros; y el rey Juan Carlos 194.232 euros.

La Familia Real inglesa tiene un presupuesto de casi 40 millones, cinco veces más que la española

Las cuentas que los PGE para la Familia Real y la institución que asiste al monarca aumentaron por primera vez, en apenas 40.000 euros, en 2017, después de haber estado congeladas desde 2014. Ahora, en el ejercicio vigente, el aumento ha rondado los 70.000.

Entre 2011 y 2014, la partida que los PGE reservan para la Casa del Rey se redujo paulatinamente hasta acumular un recorte de 659.240 euros y desde 2014 el presupuesto se mantenía congelado en 7.775.040 euros.

Del montante total, no llega al 9 por ciento el dinero empleado para pagar los sueldos de los miembros de la Familia Real, esto es, de los Reyes Felipe y Letizia, y de Don Juan Carlos y Doña Sofía, ya que la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía no cobran asignación.

 

 

El sueldo del Rey

En 2017 el Rey percibió 238.908 euros brutos anuales, la Reina Letizia 131.400, el Rey Juan Carlos 191.924 y la Reina Sofía 107.520, según consta en la web de la Casa Real, cantidades que han subido en este año presente una media aproximada anual de 4.000 euros. Salvo Felipe VI, que dispone un salario mayor, los del resto de la Familia Real se asemejan o son inferiores a los del presidente del Tribunal Constitucional o a los de titulares de gobiernos autonómicos como Quim Torra en Cataluña.

 

La difusión de los nuevos datos, ligeramente superiores a los ya conocidos, coincide con el mejor momento de aceptación popular de Felipe VI: no han dejado de mejorar desde su intervención pública el pasado mes de octubre en la que intercedió a favor de la Constitución y advirtió al secesionismo catalán sobre las consecuencias de su deriva.

El papel diplomático y comercial exterior de la Corona es inmenso y muy rentable para España, especialmente en Latinoamérica, Estados Unidos y los países árabes. Proyectos como el AVE a La Meca, la flota policial de Palestina o las corbetas de Cádiz para Arabia Saudí difícilmente hubieran prosperado sin el prestigio y las relaciones de los Reyes.

Comenta esta noticia
Update CMP