24 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Mariló Montero ajusta cuentas con Pablo Iglesias por "azotarla hasta sangrar"

Mariló Montero, con una imagen de Pablo Iglesias al fondo

Mariló Montero, con una imagen de Pablo Iglesias al fondo

El descarnado comentario machista del vicepresidente forma parte del 'caso Dina' y la periodista, que ve al actual vicepresidente "muy nervioso", le augura un futuro de lo más "explosivo".

Será inevitable siempre recordar el descarnado comentario machista que Pablo Iglesias lanzó sobre Mariló Montero en una distendida conversación en un chat de dirigentes de Podemos. "La azotaría hasta que sangrase", una frase calamitosa que lleva años persiguiendo a la periodista navarra y por la que ahora empieza a ajustar cuentas.

Ahora forma parte del 'caso Dina', que podría llevar al actual vicepresidente ante el Tribunal Supremo por presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos con agravante de género, daños informáticos y denuncia falsa o simulación de delito. Pero además la conducta de Iglesias es errática y, según Montero, tiene un pronóstico de lo más oscuro.

 

A juicio de Montero, Iglesias se ha quitado ya todas las caretas. "El nerviosismo con el que se está presentando ante el Senado o los medios en los que está hablando el vicepresidente segundo dice más de lo que hubiéramos sospechado", ha declarado Montero al suplemento LOC de El Mundo.

Pero el estado de nervios se extiende a toda la cúpula morada, según la periodista. "La ministra Irene Montero ha estado especialmente nerviosa estos días llegando a increpar a una diputada del PP. Como Echenique y Monedero, que lanzan discursos incongruentes y panfletarios amenazando a sus interlocutores. La ministra portavoz dice que son casos judiciales de 'su vida del pasado'", ha señalado.

Y con esta deriva, Mariló Montero tiene cada día más claro que esto acabará más para el 'núcleo duro' de Podemos, empezando por su líder, para el que tiene el siguiente augurio: "Las redes podemitas han sido denunciadas por el magistrado que ha elevado la causa al Supremo al estar recibiendo amenazas de muerte. Pablo Iglesias ha soltado la anilla de la bomba con la que pretendía reventar España y le va a explotar en sus propias manos".

"La justicia dirá si en verdad puede ser libre e independiente del poder ejecutivo. Aun tenemos un país democrático", es la apostilla de la presentadora.

 

Comenta esta noticia
Update CMP