La imagen de la Policía Nacional al servicio de Vox en Alicante

La portavoz de la Policía Nacional de Alicante podría haber incumplido varias leyes. Los principios de neutralidad e imparcialidad están en cuestión

La policía goza de muy buena salud ante los ciudadanos. Las encuestas sitúan al Cuerpo Nacional de Policía entre las instituciones mejor valoradas por su eficacia en el trabajo y también por su independencia. Este valor se pone en cuestión cuando una agente, en este caso nada menos que la portavoz, la cara visible en Alicante, toma partido y decide ocupar puesto de relevancia en una candidatura municipal. La decisión de Marta García de ir con Vox, su última formación política, en la cita del próximo domingo ha disgustado en diferentes ámbitos de la policía.

La candidata número tres que ha hecho bandera de la ley contra la violencia, al impartir decenas de cursos -incluso para escolares- apuesta por una opción política que, de gobernar, cambiaría la ley. Marta García ha borrado sus tuits más polémicos, los de apoyo a comentarios de contenido islamófobo y los de su pasado en la formación de centro-izquierda UPyD y en Ciudadanos, su penúltima estación. 

Marta García con la camiseta de Ciudadanos y gafas de sol al lado de la diputada Marta Martín.

La ahora aspirante a concejal por Vox podría haber incumplido la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que consagra, en el artículo 5 (b), el principio básico de neutralidad política. 

 

La Ley Orgánica de Régimen de Personal de la Policía Nacional (9/2015), en su artículo 15.2 de incompatibilidades, mantiene que en ningún caso se podrá autorizar la compatibilidad para desempeñar una actividad, público o privada, que pueda comprometer su imparcialidad o independencia.

Una actuación continuada y notoria en favor de una formación parece que contradice los dos artículos. Marta García, en su cuenta personal de twitter, ha sido una gran activista en la que ha mezclado información de su actividad profesional  (indumentaria incluida) y, al mismo tiempo, información de en apoyo a los partidos políticos a lo que ha pertenecido.

La Ley General Electoral  (5/1985) prohíbe a todo miembro de la policía difundir propaganda electoral o llevar a cabo otras actividades de propaganda electoral.

Aunque ha borrado sus tuit ESdiarioCV ha tenido acceso  a varios de ellos en los que se la ve en plena campaña electoral de 2015 y 2016 apoyando a Marta Martín, entonces candidata de Ciudadanos al Congreso por Alicante. Consta que le acompañó a reuniones con colectivos sociales con las que ella tenía relación por su cargo de policía.

 

Lejos de la apertura de un expediente por si se estaba vulnerando la ley, el responsable de la comisaria de Alicante, Alfonso Cid, la mantuvo como delegada de Participación Ciudadana y decidió  nombrarla portavoz de la Policía, un cargo mediático que le ha permitido proyección y un contacto directo con los medios de comunicación. Otro de los hombres fuertes de la citada comisaria Antonio Manuel Samper es el compañero de Marta García.

Con independencia de que haya rebasado o no la línea de la legalidad, la decisión de García de tomar partido abre un debate incómodo en el Cuerpo Nacional de Policía, más si cabe con su viraje en política para recalar en Vox.

Este diario trató de conocer su versión. Su único comentario, vía whatsapp, fue singular: "Yo no puedo "versionar" lo que desconozco, llame al partido si desea conocer el programa".

Villarejo, Ripoll, Brugal

Tal como informó ESdiarioCV, haciéndose eco del digital Rambla Libre, personas próximas a José Joaquín Ripoll, vicepresidente del Consell en la etapa de Eduardo Zaplana y de la Diputación de Alicante, controlarían Vox en Alicante. Ripoll está acusado de diversos delitos en el caso Brugal. En un vídeo que circula en redes, el responsable de la campaña de Vox Eduardo Martínez Fuster mantiene que es el "fontanero de Ripoll" y que tiene"negocios" con el procesado. La mujer de Ripoll y el conocido empresario del puerto de Alicante Felipe Fuster, habrían coordinado algún acto del partido, aunque no consta que militen en la formación de Santiago Abascal.

Hace tan solo cuatro meses, un sindicato policial nacional con sede en Alicante, la Agrupación Reformista de Policías (ARP), presentó denuncia contra el ex comisario José Manuel Villarejo, actualmente en prisión, después de que hayan salido a la opinión pública unas grabaciones en las que el mando policial alertaba a personas vinculadas al PP de que se iban a producir registro por el caso Brugal. Un supuesto chivatazo meses antes de que en julio de 2010 tuvieran lugar los registros, entre ellos el de la Diputación, y las detenciones de Ripoll y de los empresarios Enrique Ortiz y Ángel Fenoll, entre otros.

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP