Los tres sospechosos del retraso del Corredor Mediterráneo

Josep Vicent Boira

Josep Vicent Boira

Hay tres presuntos sospechosos, señalados por el comisionado Josep Vicent Boira y el periodista Enric Juliana en un desayuno de trabajo, de que no tengamos aún Corredor.



Josep Vicent Boira lleva tres meses de Comisionado del Gobierno para el Corredor Mediterráneo. Antes fue secretario autonómico para la Vertebración del Territorio del gobierno de Ximo Puig y Mónica Oltra por la cuota de Compromís. Boira es un experto universitario, aunque no pueda evitar tener un perfil político, que no niega, pero que ahora intenta dejar en un segundo plano. Boira ha pronunciado una conferencia sobre el Corredor en el marco de los desayunos de trabajo del Fórum Europa Tribuna Mediterránea. Los diez primeros minutos han resultado reveladores.

El presentador del conferenciante, el periodista catalán Enric Juliana, ha dejado claro desde el principio que en 2002 (Gobierno de José María Aznar) el Estado “combatía” el Corredor Mediterráneo. A continuación Boira, nada más hacer uso de la palabra, ha recordado que en 2003 la comisaria europea, la popular Loyola de Palacio, encargó a un político flamenco un mapa de redes europeas, en el que el Corredor no se ha integrado hasta 2011. Para entonces en España ya no gobernaba Aznar, sino José Luis Rodríguez Zapatero, y el eurocomisario español era también socialista, Joaquín Almunia, que se ocupaba de Competencia. El PP, por tanto, es el primer sospechoso del retraso.

El segundo sale precisamente del hilo de la ya citada “competencia”, formulada esta vez por Juliana como “competición” entre Barcelona y Valencia, que “es buena para que las cosas vayan bien”. Nadie le había preguntado al periodista por esa presunta rivalidad. Barcelona hace tiempo que tiene Corredor, y Valencia no, porque, como ha recordado Boira en otro pasaje de su conferencia, el tramo hasta Francia desde Castellbisbal (junto a Martorell, sede de Seat, a tiro de piedra de la capital catalana) es el único “aceptable” del Corredor en la actualidad, y el único en España con doble vía de ancho internacional y doble vía de ancho ibérico para viajeros y mercancías, con un pequeño tramo con tercer carril. Tarragona también está conectada por ancho internacional con Barcelona, y tiene en obras el tercer hilo. Es decir, Cataluña ya tiene Corredor. Como lo de la “competición” parece una excusatio non petita … ¿habemus segundo sospechoso?

Pues aún hay un tercero. Los Presupuestos Generales del Estado que Pedro Sánchez pactó con Pablo Iglesias están en el aire. Y afectan al Corredor. Pero, aún prorrogando los actuales PGE, los de Mariano Rajoy, el comisionado Boira cree que hay faena que hacer simplemente desarrollando las inversiones ya previstas que aún están pendientes. Boira se apunta a la predicción del ministro José Luis Ábalos, que fía el final de las obras de esta magna infraestructura (desde el norte hasta Almussafes, con tercer hilo) para el Gobierno siguiente, en 2021, con la coletilla de “muy probablemente”. La infraestructura completa, para 2030. Tercer sospechoso por tanto, los PGE, que ni se acaban ni se renuevan.

Apuntes extra para entender las peculiaridades de esta infraestructura

  • El Corredor no es sólo el ancho europeo. Es clave que haya un estándard europeo para todo

  • El Corredor es urbano. Pasa por 11 ciudades de más de 100.000 habitantes y tiene el doble de luminosidad que otras líneas férreas

  • Su utilidad es triple: para larga distancia, cercanías y mercancías

  • No habrá fecha de inauguración, la puesta en marcha será tramo a tramo

  • Finalizar las obras no es lo mismo que ponerlas en marcha. Entran en juego entre una cosa y la otra diversos trámites, entre ellos, de seguridad

  • Es un proyecto multimodal, que incluye trenes, puertos y aeropuertos

  • Josep Vicent Boira cita al Papa Francisco para hacer suya la frase de “el camino de lo que falta pasa por lo que hay”

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP