14 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La madre de Diana vuelve a contradecir la hipótesis prioritaria de los agentes

Siete meses después de la desaparición de su hija, Diana López Pinel ha confesado cómo consigue sobrellevar tanto dolor y ha vuelto a insistir en una teoría que los agentes no contemplan.

Tras siete meses y un día de la desaparición de Diana Quer, su madre ha concedido una entrevista a La Voz de Galicia en la que ha mostrado su firme postura ante la idea de que su hija fue raptada y trasladada a otro país en un plan premeditado.

Guiada por su intuición, piensa que Diana fue siempre el objetivo de los raptores, de los cuales desconoce su procedencia, pero conocían a la perfección la ubicación de su casa y el trayecto que hizo la joven para volver. No es eso lo que piensan los investigadores. Tal como publicó ESdiario, la última hipótesis que manejan los agentes encargados del caso pasa por la creencia de que la desaparición de la joven el pasado 22 de agosto en las fiestas de A Pobra (Galicia) fue algo fortuito. Esta afirmación descarta que Diana fuera raptada en un plan premeditado.

Sin embargo, Diana López Pinel sigue creyendo que fue organizado: "Pienso que Diana fue siempre el objetivo de los raptores. Fue un encargo". Por lo demás, insiste en que "ella me escribió sobre esa hora para decirme que subía por su cuenta a casa, por lo que me despreocupé y me fui a dormir. Por la mañana, al ver que no estaba, no me cuadró. Cuando me dijeron que regresó antes de acabar al fiesta, y sola, me preocupé", dice ahora. 

No obstante, se muestra agradecida por la acción de los cuerpos y fuerzas de seguridad: "Ellos son una gente estupenda. Para mí ya son como una pequeña familia".

Aunque la preocupación le invade, López no ha tenido la necesidad de recurrir a la ayuda médica, sino a la fe y Dios, aunque asegura que "hay días que se hace muy duro".

Comenta esta noticia