16 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Garzón trató de hacer un negocio millonario defendiendo a un preboste de Chávez

El exjuez se ofreció a llevar la defensa del empresario venezolano Diego Salazar, acusado de cobrar más de 150 millones en comisiones por amañar contratos con el régimen chavista.

En pleno fin de semana electoral, un nuevo escándalo ha venido a enturbiar la imagen del controvertido Baltasar Garzón, vinculado a Actúa, una de las candidaturas escindidas de Izquierda Unida. En esta ocasión, la polémica tiene que ver con el negocio millonario que el exjuez trató de hacer con un preboste del régimen de Hugo Chávez.

En concreto, Garzón ofreció sus servicios al empresario chavista Diego Salazar por unos emolumentos que superaban los 3,2 millones de euros para defenderle en un procedimiento en el Principado de Andorra por delitos de malversación de caudales públicos y asociación ilícita, según la información publicada El Confidencial y El Mundo, citando un documento presuntamente firmado por Garzón el 25 de julio de 2013.

En ese documento, el exjuez detallaba cómo haría la defensa y se ofrecía a diseñar "una campaña de comunicación" para preservar su imagen, actividad profesional y el "prestigio" de sus negocios ante "filtraciones interesadas o publicidad indeseada" de resoluciones judiciales que dañaran su reputación. Pedía además otros 890.000 euros en caso de triunfar en el procedimiento.

Salazar, primo del que fuera ministro de Energía del Gobierno de Hugo Chávez y expresidente de la empresa pública Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, rechazó la propuesta de Garzón y el documento dejó de tener utilidad, siempre según la versión de los citados diarios. El empresario está acusado de cobrar 150 millones de euros en comisiones por contratos amañados con el régimen chavista.

Fuentes cercanas al exmagistrado han aclarado al portal Vozpópuli que Salazar jamás ha sido cliente de su despacho y que la supuesta propuesta de prestación de servicios mencinada por El Confidencial y El Mundo "no se reconoce" y "jamás ha sido llevada a cabo".

Desde el despacho del abogado, por otro lado, añaden su "obligación legal de guardar absoluto silencio en relación con cualquier cliente que haya solicitado y/o recibido cualquier servicio profesional". Las mismas fuentes han recalcado que "de existir una propuesta de encargo de prestación de servicios (...) se trataría de un documento confidencial".

 

Comenta esta noticia
Update CMP