18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Hasta Rufián se rinde ante la "inolvidable" gesta de la Selección de baloncesto

Ricky Rubio, el mejor jugador de torneo, abrazado a Hernangómez

Ricky Rubio, el mejor jugador de torneo, abrazado a Hernangómez

Los de Scariolo hacen posible lo que la política no puede: materializar un pacto de Estado. Todos los políticos, incluidos los separatistas, dan rienda suelta a la alegría y el orgullo.

 

Si el fin de semana pasado fue Rafa Nadal, este domingo ha sido la Selección Española de baloncesto la que ha sembrado la alegría y el orgullo por todo el país con la conquista del Mundial de Baloncesto. Los de Sergio Scariolo han derrotado 75-95 a Argentina en una final intensa en la que se mostraron absolutamente intratables. Un ejemplo monumental de compromiso, generosidad y esfuerzo sin límite que los principales líderes políticos han sido los primeros en reconocer. Y sin excepciones.

Es el caso de Gabriel Rufián, que se ha rendido a los pies de esta mágica selección. El portavoz de ERC, que suele dejar de lado su ideario separatista y republicano a la hora de referirse al deporte, ha dejado en las redes uno de los mensajes más hondos.

 

Igual de enardecido en el entusiasmo y el orgullo patrio se ha mostrado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, destacando la "lección de trabajo, de compañerismo y de defensa". Y parafraseando a su candidato en Madrid, Pepu Hernández, "lección de ba-lon-ces-to". "Resistencia, tenacidad y disciplina a partes iguales", entretanto ha sido la enseñanza principal del combinado nacional, según el líder del PP, Pablo Casado.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, por su parte, ha nombrado y dado la enhorabuena uno a uno a los héroes de la final, mientras que el jefe de filas de Vox, Santiago Abascal, ha mostrado su admiración por ver "a ese equipazo pelear y dominar", como lo ha hecho.

Pablo Iglesias, notorio aficionado al baloncesto, tampoco ha podido ocultar su admiración. Y así  el líder de Podemos la ha expresado en un trino donde, además de tener el detalle cortés de felicitar a los argentinos, ha alabado  la "perseverancia y el compañerismo" de un equipo en el que "pocos confiaban". ¿Habrá segundas lecturas en este latigazo?

 

 

Aunque euforia, lo que se dice euforia, la de la Casa Real. Tan espontáneos siempre ante los éxitos de deporte español, un modelo de unidad, solidaridad y empeño común, que tanto echa de menos en  otros frentes y para otros menesteres, la Familia Real felicitó efusivamente a los de Scariolo, agotando de paso los signos de admiración.

 

Comenta esta noticia
Update CMP