24 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Madrid, líder en tecnología para la gestión de aguas residuales

Canal de Isabel II es una empresa puntera en la depuración, el saneamiento, y la reutilización del agua que usan los ciudadanos en su día a día. Su tecnología fomenta la economía circular.

La gestión de las aguas residuales abarca su transporte, a través de las redes de drenaje urbano, a las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR), la posterior depuración de estas y su devolución al cauce de los ríos en condiciones óptimas para el medio ambiente. Una actividad que a priori podemos imaginar “estandarizada” convierte cada EDAR en auténticas “minas urbanas” con la que se consigue aportar valor a la sociedad por medio de una gestión que es referencia en Europa en algunos de los procesos que aplican. 

Este punto se convierte en una realidad palpable en la consecución de aguas regeneradas, que son las aguas residuales depuradas que, en su caso, han sido sometidas a un proceso de tratamiento adicional o complementario, para adecuar su calidad al uso al que se destinan (riego de zonas verdes, zonas deportivas y determinados usos industriales). El Canal de Isabel II cuenta con varias estaciones con estos adelantos y capacidad.

 

Someter una parte del agua depurada a este proceso, además de comportar beneficios sociales y ambientales, resuelve parte de los problemas derivados del déficit hídrico que pueden sufrir algunas poblaciones, ya que el beneficio más importante es la posibilidad de reservar el agua de mejor calidad para los usos más exigentes, tales como la producción de agua potable. 

La red de drenaje urbano es unitaria y está compuesta por colectores, emisarios y conducciones. El sistema de saneamiento se completa con tanques de tormenta, laminadores y estaciones de bombeo de agua residual (EBAR). Para gestionar las aguas residuales de la Comunidad de Madrid (cerca de 500 hm3 anuales), Canal cuenta con una red de 157 depuradoras, casi 15.000 kilómetros de redes de saneamiento, 65 tanques de tormenta, 588 kilómetros de red de agua regenerada. y 23 instalaciones de reutilización.

 

Una estrategia circular

Canal de Isabel II, en su Plan Estratégico 2018-2030, incluye, bajo la línea estratégica de impulso de la calidad ambiental, un plan de excelencia en depuración, Nuestros ríos sanos, con el que se situará más allá del cumplimiento legal en su compromiso con el medioambiente y realizará actuaciones como programas de modelización de EDAR, de mejora en de la calidad de los vertidos o un plan de mejora del control de vertidos industriales a la red. Es un compromiso total con la depuración, el cuidado de los ríos y la economía circular. 

El Plan también contempla el fomento de la economía circular, que se basa en buena parte en el concepto de la EDAR como biofactoría, como elemento para la generación de energía y la revalorización de residuos y en ver el agua residual no como un problema, sino como una oportunidad. Así, además de revalorizar los residuos, se apuesta por generar energía renovable de forma sinérgica con los procesos de saneamiento para así aprovechar energéticamente subproductos de los procesos y cogenerar electricidad. Es un Ciclo Integral del Agua en el que todo se aprovecha. 

Gracias a la energía generada tanto en procesos asociados al abastecimiento como al saneamiento, Canal de Isabel II cuenta con un alto grado de autoabastecimiento eléctrico que en algunas EDAR llegará en breve al 100%. Este plan estratégico para el desarrollo de energías renovables supone, una apuesta por la generación de energía a partir de fuentes renovables o de cogeneraciones de alta eficiencia como medida para contribuir a la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera.

Comenta esta noticia
Update CMP