La tontería de las listas a Las Cortes y a Les Corts

Parece una tontería pero no lo es: quien controla las listas, controla los mecanismos que garantizan su propia supervivencia política. Por eso en abril y mayo va a haber tanta renovación.

Aquí la partida se juega en Madrid. Las Generales lo dominan todo. Puede gobernar -seguramente en coalición- casi cualquiera, pero también puede no hacerlo cualquiera de los machos alfa del momento, Sánchez, Casado, Rivera, Iglesias y Abascal. Para ese segundo escenario, el de no tocar poder, todos ellos están blindando los grupos parlamentarios de las dos cámaras que componen las Cortes Generales. Iglesias no tiene problema en conseguirlo porque los no afines directamente se le están marchando del partido. Abascal tampoco está preocupado por eso porque en su caso las listas son completamente nuevas y no hay que remover a nadie.

Pablo Casado se ha blindado en el Congreso, Isabel Bonig lo ha hecho en Les Corts

El caso de 'limpia' que Pedro Sánchez está ejecutando en el PSOE es muy evidente. Los porcentajes de renovación van a superar ampliamente el 80% en ambas cámaras nacionales. Desde su resurrección política, el actual presidente del Gobierno está pasando a cuchillo a todos sus rivales (Ximo Puig es de momento la excepción, y el valenciano se ha “blindado” pegando su suerte a la de Sánchez el 28-A), tanto en los órganos internos -especialmente en el Comité Federal- como en las listas de cara a los compromisos electorales de abril y mayo.

La idea es tener grupos parlamentarios muy afines que por tanto no hagan peligrar otra vez la supervivencia política del político madrileño en caso de no conseguir aferrarse al poder. Y para ello no ha dudado en hacer que el citado Comité Federal torciera el brazo a los comités provinciales valencianos invirtiendo órdenes en la lista e incluso eliminando de ellas a los menos afines. Lo han comprobado en sus propias carnes políticas el alicantino Ángel Franco, que no irá al Senado ni a ningún sitio, y Artemi Rallo, que no irá al Congreso como habían aprobado sus compañeros locales sino a la Cámara Alta. Por la Comunidad Valenciana encabezan al Congreso José Luis Ábalos, Pedro Duque y Susana Ros, y para el Senado Javier de Lucas, José Asensi y el citado Rallo. Todos menos uno, 'sanchista's.

En Ciudadanos, con la llegada de Toni Cantó a la Comunidad, la renovación no es menor. Al Congreso encabezan María Muñoz, Marta Martín -única número uno que ya ha sido diputada- y Sandra Julia, y al Senado Pablo García, José Quirante y Francisco José Vicent. Y se han quedado fuera de las listas pesos pesados de la anterior legislatura como Emilio Argüeso y Juan Córdoba.

Y en el PP está pasando algo parecido a lo del PSOE. Solo que en vez de 'sanchistas', quienes están copando los puestos de salida hacia Madrid son 'pablistas'. Belén Hoyo, César Sánchez y Óscar Clavell para el Congreso, y Fernando de Rosa, Pablo Ruz y Salomé Pradas para el Senado. En este caso se desplaza a Les Corts a Miguel Barrachina, que empezó esta andadura como único 'sorayista' valenciano repescado por Casado como señal de integración para una de las secretarías ejecutivas de su dirección nacional. 

La alcaldable de Valencia María José Catalá (PP) ocupa la sexta plaza en la lista autonómica

En teoría Barrachina, que es presidente provincial en Castellón, no optará a ser el presidente de la diputación. Los estatutos prevén excepciones. ¿Se harán en el de César Sánchez pueda seguir como presidente de la Diputación y al mismo tiempo diputado en el Congreso por Alicante? Sus próximos entienden que la excepción ya ha tenido lugar de facto, pero Isabel Bonig ha dejado bien claro, incluso en declaraciones públicas hace unos días en Alcoy, que Sánchez tendrá que dejar la institución provincial. Falta ver si Casado no hace con él una excepción. En el PP se descarta la duplicidad de cargo. No ocurrirá con María José Catalá  porque la candidata a alcaldesa de Valencia es bien sabido que aceptó con la condición de ir también a Les Corts. Y así ha ocurrido, al ocupar el sexto puesto, en la papeleta que lidera Bonig, Elena Bastidas, como adelantó EsdiarioCV, en tercera posición el independiente y empresario Felipe Javier Carrasco Torres por delante de Jorge Bellver y Alfredo Castelló.

Sánchez (César) y Catalá son dos de los nombres que figuran en la lista de posible relevos de Bonig al frente del PPCV si los resultados en las autonómicas no fueran los esperados. Bonig juega también en paralelo estos días otra partida, la de no perder a sus más afines al menos aquí. José Ciscar estará con ella en Les Corts porque encabeza por Alicante. La número dos del partido en la Comunidad Eva Ortiz, ocupará la misma posición en la lista. Llamativo resulta la incorporación del pablista Adrían Ballester como tres, por delante de Elisa Díaz, José Juan Zaplana José Antonio Rovira  y Manuel Pérez Fenoll. En Castellón, a Barrachina le acompaña el actual diputado provincial  diputado provincial Luís Martínez, lo que fuerza a  Rubén Ibáñez, portavoz parlamentario popular en las Corts, a ocupar la tercera posicioón por delante del hijo del exconseller y diputado Alejandro Font de Mora, Alejo de Font de Mora.

 Elena Bastidas, 'víctima' de Hoyo y los que le siguen (Vicente Betoret, Luis Santamaría, Óscar Gamazo, Teresa García Sena, Vicente Roselló y Elio Cabanes todos 'casadistas') en la lista de Valencia al Congreso, ha sido recolocada junto a su mentora en Les Corts. En la lista al Senado por Valencia que encabeza el juez y presidente de la Audiencia de Valencia, Fernando de Rosa, ha quedado incluido el "sorayo" y ex presidente de la gestora Rubén Moreno. Repite Susana Camarero para la Cámara Alta. Ambos tiene muy difícil lograr el escaño, dependerá de si el PP consigue ser la fuerza más votada el 28-A

Igual que Casado quiere blindarse en el Congreso, Bonig lo ha hecho en Les Corts, aunque con alguna Génova le ha impuesto algún nombre, pero no le ha vetado a ninguno de sus colaboradores, pese a las especulaciones en los últimos días. Y gracias al adelanto electoral de Ximo Puig siempre podrá argumentar en caso de resultado adverso -como el president valenciano- que la responsabilidad es compartida con su respectivo líder nacional. Al que ninguno de los dos votó en su día. Se supone ... 

Comenta esta noticia
Update CMP