17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La tremenda historia de la dirigente de Cs con un hijo gay acosada en el Orgullo

Rocío Ruiz, hoy consejera de la Junta de Andalucia y madre de un chico homosexual

Rocío Ruiz, hoy consejera de la Junta de Andalucia y madre de un chico homosexual

El escrache agresivo a Cs en el Orgullo atropelló a una mujer que sabe bien lo que es defender al colectivo LGTBI: lo hizo en su propia casa. Ésta es la historia.

Cuando Rocío Ruiz acudió el pasado sábado en Madrid a la marcha del Orgullo Gay, era algo más que la flamante Consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, en nombre de Ciudadanos.

Era también una madre de 53 años, con un hijo gay al que tuvo que cambiar de colegio por las presiones y que, antes de desembarcar en política, ha consagrado media vida a educar en igualdad a muchos menos de su tierra, Andalucía. Nada de eso le libró de sufrir un agresivo escrache, junto a sus compañeros, a manos de las mismas personas a las que tanto ha defendido.

Lo cuenta El Mundo, este sábado, con testimonios de varios dirigentes de Cs muy relacionados con el mundo LGTBI y muy decepcionados con la presión que están sufriendo pese a haber apoyado a ese colectivo personal y políticamente siempre.

 

 "Yo llevaba la comisión de Igualdad, el programa Escuela de Paz y soy experta en mediación. Por eso me parece increíble lo del pasado sábado. Eso significa que lo que yo he sembrado en la Educación no está sirviendo de nada", explica dolida.

 "Yo iba como madre, profesora... y me llamaron homófoba y fascista. Pero, ¿vosotros qué sabéis de mi vida y de mi trayectoria? Salí de allí hecha polvo y a la vez con más fuerza porque mis compañeros me dijeron: jefa, ahora tiene más sentido lo que hacemos".

Otro caso sangrante

Y un testimonio parecido tiene Pablo Carrión, del departamento de Comunicación de Cs, también presente en el Orgullo para celebrar su propia condición sexual e igualmente acosado, como recuerda que le pasó en el instituto:

"Fue ya de mayor, en segundo de Bachillerato. Mis padres lo llevaron bastante mal. Yo llegaba a casa enfadado, triste y mi familia pensaba que era por la presión de los estudios. Mis compañeros me llamaban maricón cada vez que tenían oportunidad y me grabaron el nombre de 'Boris' en mi pupitre". A él también le escrachearon los suyos.

Comenta esta noticia
Update CMP