30 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Fondo Europeo nos “inyecta” otros 4.000 millones

Con este pago sumamos ya 10.000 millones de euros en ayudas que irán destinadas fundamentalmente a pagar los ERTES y a los autónomos que no pueden desempeñar su actividad.

El Gobierno de Pedro Sánchez solicito 21.3000 millones como crédito nacional a cargo del instrumento SURE, y fue aprobado después por las instituciones europeas. La Comisión Europea ha desembolsado a España este martes un segundo tramo de 4.000 millones del préstamo procedente del fondo europeo contra el desempleo, que sirve para financiar los ERTE y las prestaciones de autónomos por cese de actividad durante la pandemia.

En total, el Ejecutivo comunitario ha desembolsado en esta segunda ronda 14.000 millones de euros a nueve países europeos. Además de España, han recibido tramos de este fondo Italia (6.500 millones), Grecia (2.000 millones), Croacia (510 millones), Lituania (300 millones) Chipre (250 millones), Eslovenia (200 millones) y Malta y Letonia (120 millones cada uno).

El instrumento SURE cuenta con un presupuesto de 100.000 millones de euros y su objetivo es ayudar a los Estados miembros a desplegar programas que eviten despidos masivos durante la pandemia de coronavirus, como los ERTE españoles.

Por el momento, 18 socios comunitarios han solicitado 90.300 millones de euros con cargo a este fondo, por lo que todavía quedan algo menos de 10.000 millones de euros por asignar.

La Comisión Europea ya desembolsó 17.000 millones de euros a España, Italia y Portugal a finales de octubre y la segunda ronda ha tenido lugar después de que Bruselas captara 14.000 millones de euros en una nueva emisión de bonos sociales con los que financia el programa.

«En estos tiempos sombríos para tantos trabajadores y empresas europeos, estoy orgulloso de que la Comisión Europea esté ayudando a dar apoyo y esperanza», ha destacado el comisario de Economía, Paolo Gentiloni.

Esta segunda ola de coronavirus está provocando que aquellas empresas que soportaron en primavera el parón de la actividad, en esta segunda ola les sea muy difícil sobrevivir. Por ello, muchas empresas están decidiendo abandonar los beneficios que les aportan los ERTE para proceder a despedir trabajadores y reajustar las plantillas en función de los ingresos y la actividad económica. Esta inyección de dinero desde Bruselas espera hacer que las empresas no comiencen a despedir trabajadores.

Comenta esta noticia
Update CMP