21 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Por qué el PP sigue en caída pese al tirón de Casado: una sencilla explicación

Casado y su candidato en Extremadura, Monago.

Casado y su candidato en Extremadura, Monago.

Ni él ha conseguido, por ahora, frenar la cuesta abajo de su partido, que ya se ve superado en las encuestas por Ciudadanos y debilitado en su flanco derecho por Vox. Lógico.

Las encuestas electorales sobre el centro derecha español son tozudas: el PP está en caída libre y Cs al alza. En las últimas semanas, esta constante ha quedado perturbada por la irrupción de Vox que, en realidad, ha sido capaz de sacar antiguos votantes del Partido Popular perdidos en la abstención para devolverles a las urnas. Ello, lógicamente, hace que el centro derecha crezca en su conjunto llegando a obtener valores similares a los que cosechó en 2011 Mariano Rajoy, cuando obtuvo la mayoría absoluta.

Tampoco la llegada de Pablo Casado al frente del PP logra frenar la sangría de votantes que su partido padece desde 2012. De hecho, la encuesta real andaluza del 2 de diciembre, si algo ha demostrado (por más que Juan Manuel Moreno pueda conseguir un cambio histórico en Andalucía arrebatándole el Gobierno al PSOE andaluz tras 37 años), es que el PP ha perdido en los últimos 6 años solo en Andalucía casi un millón de votantes, que en buena medida han ido a parar a Cs y ahora también a Vox.

¿Qué le ocurre al PP, un gran partido, para que continúe deshilachándose, a pesar de la irrupción en Génova de un líder moderno, con un equipo nuevo de personas jóvenes, que sin duda desea regenerar un partido asolado por la corrupción?

Pues que esa regeneración se percibe más cosmética que real. De hecho, Casado, fuera de las paredes de su Comité de Dirección, sigue acompañándose de personas gastadas, políticos de otros tiempos, salpicados por la corrupción cuando no directamente pringados en ella. Y esas caras no son meros figurantes. Al revés, son los embajadores políticos con los que la dirección del PP se relaciona de manera más cercana con los ciudadanos.

Así que, mientras la regeneración, la renovación de verdad, no llegue a esos niveles, los esfuerzos de Casado chocarán con lo que palpan los votantes. La buena gente que ha apoyado al PP a las duras y a las maduras en las urnas para que no ganase la izquierda está harta de las mismas caras arrogantes de siempre, esos imputados, procesados y condenados que viven "empotrados" en su partido. Y ahora hay otras alternativas.

Comenta esta noticia
Update CMP