18 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias chulea de vicepresidente y humilla a las ministras Calviño y Montero

Pablo Iglesias, este miércoles en el Congreso, conversando con el portavoz de ERC, Joan Tardá.

Pablo Iglesias, este miércoles en el Congreso, conversando con el portavoz de ERC, Joan Tardá.

El líder de Podemos trata de pescar en el caos socialista y se atribuye funciones que no tiene como número dos de Sánchez. Y se lanza a negociar por su cuenta con catalanes y vascos.



Lo demostró en 2016 durante la investidura fallida de Pedro Sánchez -exigiendo de forma extemporánea una vicepresidencia para él y cinco ministerios para Podemos- y, hace apenas dos meses cuando oficializó una gira a la cárcel de Lledoners y al Palacio de Ajuria Enea, para lograr los apoyos de Oriol Junqueras y del lendakari Íñigo Urkullu a los presupuestos del líder del PSOE.

Pero Pablo Iglesias, que nunca ha sido desautorizado de plano y contundentemente por el presidente, le ha cogido el gusto al traje de vicepresidente impectore. Sin importarle pasar por encima y humillar la imagen del equipo económico del Gobierno que lideran las ministras Nadia Calviño y María Jesús Montero.

Iglesias vuelve a presumir de número dos y se dispone a negociar el techo de gasto de La Moncloa como si estuviera sentado en el mismísimo Consejo de Ministros. Y ha confirmado este miércoles que Podemos está hablando con las fuerzas políticas que sacaron adelante la moción de censura, es decir, los catalanes del PDeCAT y ERC y el PNV, entre otras, para pactar una "posición común" en el debate de la senda de estabilidad que tendrá lugar este jueves.

En declaraciones a la prensa en los pasillos del Congreso, el líder morado ha asegurado que todavía no han tomado una decisión sobre lo que van a votar y que, además, siguen esperando a que el Gobierno les explique cuáles son sus planes y trate de convencerles para votar a favor.

Así, Iglesias ha señalado que, mientras tanto, su grupo confederal ha decidido iniciar sus propias conversaciones con las fuerzas que sacaron adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy para intentar buscar "una posición común". "Nosotros vamos a seguir trabajando para que el bloque de la moción siga unido y en este momento estamos trabajando en ello", ha enfatizado, al ser preguntado sobre si los catalanes le han trasladado ya sus intenciones.

En este sentido, Iglesias ha señalado que es "fundamental que ese bloque se mantenga" porque es "una de las posibilidades" que existen para poder aprobar un futuro los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 que Unidos Podemos pactó con el Gobierno.

"El contenido de ese acuerdo es muy importante y vamos a trabajar hasta el final para conseguirlo. Pero si no lo conseguimos, estaremos preparados para las elecciones", ha asegurado el líder del partido morado.

En todo caso, ha pedido no adelantar acontecimientos, al ser preguntado sobre si la aprobación de la senda de estabilidad el jueves, reeditándose la mayoría de la moción de censura, sería la antesala de una posible aprobación de las cuentas públicas.

"En función de lo que ocurra mañana haremos valoraciones, pero está bastante claro que quienes más están trabajando para que esos Presupuestos salgan adelante somos nosotros", ha reivindicado. "Ojalá el Gobierno se esforzara un poco más", ha reprochado.

Lo más paradójico es que Unidos Podemos se abstuvo en la votación de esta misma senda de estabilidad, cuando el Gobierno la presentó en el Congreso el pasado mes de julio.

Comenta esta noticia
Update CMP