18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey no hará otro discurso drástico tras la sentencia pero sí tendrá un gesto

El Rey, en su histórico discurso del 3-0 de 2017.

El Rey, en su histórico discurso del 3-0 de 2017.

En el Palacio de la Zarzuela se vive con expectación la cuenta atrás para la histórica decisión del Supremo. No habrá una respuesta institucional pero Felipe VI tiene dos citas en rojo.

Los centros neurálgicos de las principales instituciones del Estado están en estos días en ebullición. La alerta máxima se ha instalado en el Poder Judicial, lógicamente sobre todo en el Tribunal Supremo. Y también en La Moncloa y en el Ministerio del Interior. La histórica sentencia del procés se espera inminente, previsiblemente el lunes, y todos se conjuran ante la posible respuesta del independentismo.

También hay estos días expectación en el Palacio de La Zarzuela, donde el Rey Felipe VI permanece puntualmente informado, a través de los canales oficiales, de la situación en Cataluña. También, más oficiosamente, en las múltiples audiencias que celebra el Jefe del Estado con representantes diversos de la sociedad civil, muchos de ellos llegados de aquella Comunidad.

El Rey, como el Gobierno y los partidos políticos, espera con expectación la resolución del tribunal que preside Manuel Marchena. En privado, no ha ocultado su preocupación por el hecho de que la sentencia llegue en plena precampaña del 10-N y con el Gobierno en funciones.

Sin embargo, según fuentes de La Zarzuela consultadas por ESdiario, no habrá respuesta de Felipe VI como la hubo aquel 3 de octubre en su discurso histórico tras la declaración unilateral de independencia. "El Rey no valora decisiones judiciales ni interfiere en la legítima reacción a las mismas", afirman en el entorno del Monarca.

Mucho menos, "en este momento procesal", se maneja un posible mensaje de Felipe VI si la situación en Cataluña se desbordarse tras la resolución del Supremo.

 

El Rey, Pedro Sánchez y Quim Torra, en la inauguración de los Juegos Mediterráneos de Tarragona, en junio de 2018.

 

Sin embargo, esas mismas fuentes subrayan la decisión de Felipe VI de mantener su agenda con normalidad. Incluso con un acto en Cataluña que tendrá un enorme valor simbólico. Será los próximos días 4 y 5 de noviembre en Barcelona. Previsiblemente, no se habrán apagado aún los rescoldos de la "rebelión social" anunciada por Quim Torra en respuesta a la resolución judicial.

El acto tendrá carga y mucha. Don Felipe asistirá con la Princesa Leonor a la gala del décimo aniversario de los Premios de la Fundación Princesa de Gerona. Será en el Palacio de Congresos de la Ciudad Condal. Cabe recordar que el Ayuntamiento de Gerona ha declarado al Rey "persona non grata".

Las fuentes antes citadas, subrayan también la cita de Felipe VI con los Premios Princesa de Asturias la próxima semana, en concreto el jueves 17 y el viernes 18. La reacción a la sentencia estará en su máximo apogeo. Será el debut en Oviedo de la heredera. Tradicionalmente, el Rey ha enviado potentes mensajes políticos en sus discursos en este acto.

De hecho, el pasado año hizo un encendido elogio de la Constitución, un texto -subrayó- "que reconoció también la diversidad de los orígenes, culturas, lenguas y territorios" de España. "Un gran ejemplo del que podemos sentirnos profundamente orgullosos y una muestra de la responsabilidad de todo un pueblo", enfatizó.

Mucho antes, este mismo sábado, Felipe VI volverá a ser protagonista de los actos de la Fiesta del 12-O. Una cita sin discursos pero con los tradicionales corrillos de la recepción del Palacio Real. Sin duda, la sentencia que se anuncia inminente estará en boca de todos.

Comenta esta noticia
Update CMP