21 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El párrafo de Marchena que desvela que trató a los acusados como "presos vip"

Junqueras, sentado durante el juicio en la bancada reservada a los abogados.

Junqueras, sentado durante el juicio en la bancada reservada a los abogados.

El tribunal ha incluido una insólita explicación en la sentencia para tumbar algunas excusas victimistas lanzadas por el independentismo. Un juicio con "trato de favor".



Si la mayoría de los presos que son sometidos a juicio en España leyeran los siguientes extractos de la sentencia del procés, sin duda, se declararían sorprendidos.

El trato exquisito que los acusados han recibido en los tres meses de juicio no es nada habitual en la justicia española. Y, aún así, el independentismo ha tratado de vender que sus líderes han sido poco menos que maltratados.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo advierte en su resolució que "la dignidad de los acusados y la plenitud de sus derechos estuvieron garantizadas durante todos y cada uno de los días en que tuvieron lugar las sesiones del plenario", 52 días de juicio en los que los 9 procesados en prisión provisional acudieron sin grilletes, comieron de cátering y pudieron estar con sus familiares.

La sentencia responde así a la vulneración de derechos alegada por las defensas en relación al devenir del juicio oral y enumera la serie de atenciones que tuvieron los procesados para rebatir que hubiese conculcación alguna.

"Se arbitraron los medios precisos para que durante los momentos de interrupción o suspensión del juicio, ninguno de los acusados fuera trasladado a dependencias penitenciarias. Se prohibieron los grilletes o esposas durante los desplazamientos de los acusados hasta el salón en el que se desarrollaban las vistas", enumera el tribunal presidido por el juez Manuel Marchena.

Y sigue: "Fue habilitada una dependencia del Tribunal Supremo -el lugar en el que históricamente se reunía la Sala de Gobierno del propio Tribunal-, convirtiéndola en el punto de encuentro con familiares que quisieran asistir a las sesiones del plenario".

Conforme recoge, "se sustituyó el menú diario que acompaña a cualquier preso preventivo durante los días de celebración de juicio -integrado por un bocadillo y una pieza de fruta-, por un catering que incluía comida caliente, dos platos y postre".

Además, "se permitió a todos los acusados abandonar el banquillo y ubicarse en el estrado, manteniendo la proximidad con sus respectivos Letrados" y durante las sesiones "no se impidió a los acusados el uso de sistemas telemáticos de comunicación con terceros, con el fin de no restringir la búsqueda de materiales y documentos que pudieran servir de apoyo a la línea argumental" de sus abogados.

Comenta esta noticia
Update CMP