26 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Guardias civiles se hartan de injurias de Podemos y se querellan contra Garzón

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, en una de sus comparecencias en el Congreso.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, en una de sus comparecencias en el Congreso.

Iglesias abre el delicado melón de la desmilitarización de la Benemérita y la reivindica "como líder de Podemos". Y dice ahora que tiene "plena confianza" en su carácter democrático.

La Guardia Civil se planta y pone pie en pared ante la campaña de desprestigio contra el Cuerpo, acelarada tras la purga del ministro del Interior contra el coronel Diego Pérez de los Cobos y la posterior salida de la cúpula del Instituto Armado de sus número dos y tres.

Y es que para defender la depuración puesta en marcha por Marlaska y su directora general, María Gámez, el Gobierno se ha aferrado a la presunta existencia de grupos"reaccionarios" en el seno de la Benémerita. Una versión avalada por el propio Pedro Sánchez que en la tribuna del Congreso llegó a defender a su ministro del Interior alegando que está siendo atacado por "acabar con la policía patriótica".

Unión de Oficiales: "En defensa de la Guardia Civil no esperamos ni a la Fiscalía ni a la Abogacía del Estado"

A la tesis del presidente se sumó la pasada semana el ministro de Consumo, Alberto Garzón, que dio por hecho -sin acompañar prueba alguna- que en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado existen elementos "reaccionarios".

"¿Puede que haya elementos reaccionarios dentro que asuman como propio ese discurso que a veces incluso invita al golpe de Estado aunque sea a nivel discursivo? Puede. Pero son absoluta minoría y no ponen en riesgo la democracia", dijo Garzón, provocando la indignación mayoritaria de policías y guardias, que exigieron su inmediata dimisión.

Ahora, la Unión de Oficiales de la Guardia Civil va un paso más allá y ha presentado una nueva querella contra el ministro de Consumo ante el Tribunal Supremo, dada su condición de aforado. La acompaña de otra contra el líder de los Mossos independentistas, Alberto Donaire, conocido por sus permanentes exabruptos contra las FSE.

"Si tiene constancia de esos elementos reaccionarios dispuestos a asumir el discurso que invita al golpe de Estado, que ponga sus nombres sobre la mesa", ha denunciado la portavoz de la citada asociación en un mensaje de vídeo. "En esta defensa de la Guardia Civil no esperamos ni a la Fiscalía ni a la Abogacía del Estado", denuncia la teniente Isabel García Núñez.

La Unión de Oficiales, asociación profesional con representación en el Consejo de la Guardia Civil, ha anunciado la presentación de estas querellas después de pedir hace unos días que los políticos se centren en la gestión de la crisis sanitaria por el coronavirus y dejen de usar expresiones genéricas como policía política o hacer alusiones al golpismo.

La Unión de Oficiales está personada como acusación popular en el procedimiento judicial instruido por Carmen Rodríguez-Medel sobre la marcha del 8-M en Madrid. En concreto, comparte junto a la Asociación de Consumidores y Usuarios José María Mena la dirección letrada de las acusaciones particulares en la investigación que motivó el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid.

Esta asociación también se ha querellado recientemente contra el empresario Jaume Roures por unas declaraciones en una televisión en la que criticó el informe de la Guardia Civil sobre el 8M, haciendo alusión a supuestas "torturas" practicadas por miembros del Instituto Armado.

Iglesias abre el melón de la desmilitarización

Precisamente este martes, Pablo Iglesias ha defendido en La Moncloa la desmilitarización de la Guardia Civil, aunque ha matizado que pronunciaba estas palabras como secretario general de Podemos, y no en calidad de vicepresidente.

"Si respondiera como líder de mi partido, le diría que el hecho de que los guardias civiles pudiera reunirse, manifestarse y sindicarse, como de hecho han reivindicado las asociaciones profesionales, me parece muy bien", ha afirmado al ser preguntado por esta cuestión.

Y al hilo del terremoto provocado por el ministro Garzón y preguntado sobre si tiene plena confianza en el compromiso democrático de la Policía y la Guardia Civil, Iglesias ha asegurado tajante que "sólo faltaría", porque "no hay ninguna institución en nuestro país en el marco de la democracia que pudiera permitirse un tipo de comportamiento que no fuera democrático".

Comenta esta noticia