22 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El empeño oculto de Iglesias: manejar en la sombra más de 20.000 millones

Iglesias en el Gobierno: lo que ansía el líder de Podemos a la sombra de Sánchez.

Iglesias en el Gobierno: lo que ansía el líder de Podemos a la sombra de Sánchez.

El botín es tan sustancioso que el líder morado está dispuesto a sacrificarse con tal de que Podemos acceda al Gobierno. Hay mucho dinero público en juego para manejar desde los ministerios.

Un paso al lado está dispuesto a dar Pablo Iglesias a cambio de salvar su objetivo principal. Poder, moqueta, ministerios y, al final de todo, muchos millones de euros de dinero público a repartir.

Ya se sabe que una cosa es predicar y otra dar trigo. Hasta ahora, en los últimos cinco años, Pablo iglesias se ha dedicado a predicar . Ahora quiere repartir ese trigo. Si se cumplieran sus exigencias a Pedro Sánchez , trigo valorado en decenas de millones de euros.

Y es que si algo han demostrado los "ayuntamientos de cambio" patrocinados por el lider de Podemos, es por su peculiar criterio para usar el dinero público. Todos han regado de millones a sus leales y asociaciones afines.

Es muy díficil saber que ha exigido realmente Iglesias a Sánchez en este último mes. No ha habido la transparencia prometida antaño y la guerra sucia entre PSOE y Podemos ha lanzado cuchilladas de ida y vuelta. La Moncloa ha dejado caer que el líder morado exigía la vicepresidencia, toda un área social incorporada y el Ministerio de Hacienda, Trabajo y la comunicación del Gobierno. Podemos lo desmiente tajantemente.

Lo cierto es que tras el 28-A, Iglesias se quitó la careta de la ambigüedad. Exigió ministerios con una “razonable proporcionalidad a los votos”. El PSOE obtuvo 7,4 millones y Podemos 3,7. La calculadora dice que la proporción es 2 a 1, es decir en Podemos ven justo aterrizar en cinco ministerios. Ahora él renuncia a estar en ese gobierno para salvar el objetivo final, que era el del principio, tocar poder. Poder, que son miles de millones de dinero público.

Tras renunciar vista la actitud del líder del PSOE a las carteras de Estado como Defensa, Justicia, Interior, Economía o Hacienda -mucho brillo pero menos parné-, en su última oferta Iglesias aceptó menos pompa a cambio de los ministerios del área social, reconocen a ESdiario fuentes moradas.

 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, junto con Ana Pastor, el día en que presentó los primeros presupuestos de la 'era Sánchez'.

 

Eso es lo que se verdad ha querido y quiere Iglesias: disponer de más de 20.000 millones para gestionarlos sin control. Y es que una vez que Hacienda reparte los Presupuestos Generales, el ministro de cada ramo es dueño y señor de cada uno de sus euros públicos y trata la hoja de ruta de su departamento y de las empresas públicas que de él cuelgan.

El Ministerio de Hacienda -que según Sánchez le ha exigido Iglesias- es clave en el funcionamiento del Consejo de Ministros, por los organismos que dependen de esa cartera. La Agencia Estatal de Administración Tributaria cuenta con un presupuesto de 1.111 millones de euros.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), dispone 7,94 millones de euros. Y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) suma 3.878,95 millones de euros. El presupuesto de 2019 para el total de los organismos públicos que forman parte del sector público administrativo estatal asciende a 7.790 millones .

Al margen de este departamento recaudatorio y redistributivo, si Sánchez cediera para salvar la investidura a cualquier precio, en la órbita de Podemos planea Vivienda -adscrita ahora a Fomento-, que maneja en las primeras cuentas de María Jesús Montero de la era Sánchez, 9.973 millones de euros.

Industria, Comercio y Turismo, con 5.803 millones; Transición Ecológica -una de las ofertas concretas de Sanchez durante las negociaciones-, 7.189 millones; Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, 6.430; e Igualdad y el citado aparato de comunicación, área empotrada en Presidencia destina cerca de 440 millones.

Ese es el peaje que Podemos exige para poder presentar ante sus militantes que el "sí se puede" es real. Tan real como la conversión a la casta de sus dos máximos líderes, Pablo Iglesias e Irene Montero.

De hecho, los inscritos han votado hasta este mismo jueves este cheque , después de haber tenido que votar la última vez sobre el chalet de 600.000 euros de sus guías. Ahora, uno se aparta para salvar la carrera política de la otra.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP