16 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los Tous y sus 'joyitas'

Las Tous, madre e hija, con la vicepresidenta de su fundación, Sor Lucía Caram

Las Tous, madre e hija, con la vicepresidenta de su fundación, Sor Lucía Caram

Los joyeros han promocionado joyitas como Sor Lucía Caram o Mas. Ahora, por temor a la caída de ventas, se separan del soberanismo. Y espera que todos acepten pulpo como animal de compañía.

 

 

La marca de joyería Tous vive sin vivir en sí tras padecer la respuesta popular, anónima y masiva, a sus coqueteos con el independentismo. Tanto se ha extendido el fuego que la firma, de profundas raíces catalanas, lleva días intentando demostrar su españolidad pese a las pruebas que difunden quienes piensan lo contrario: aquella mítica foto veraniega de Rosa Oriol, matriarca de Tous, posando grácilmente con Puigdemont, Rahola y el ínclito Mosso Trapero o la presencia en la Fundación de la misma Rahola, la esposa de Artur Mas o, en puesto directivo, la insoportable monja soberanista Sor Lucía Caram.

La monja de Tous se cree Santa Teresa, pero es la Madrastra de Blancanieves

Son dos hechos del suficiente calado como para explicar la respuesta ciudadana, eso que algunos llaman boicot y otros, entre los que se cuenta este Lector Perplejo, decisión libre: a ver si uno va a tener la obligación de comprar un a pulsera de Tous o una sopa de Gallina Blanca por bemoles para que no le acusen de anticatalanista.

Otra cosa es que haya que tener muy buen ojo para no equivocarse: sabotear la compra genérica de productos catalanes es una barbaridad y una injusticia, pues muchos de ellos proceden de empresas y empresarios que, lejos de arrimarse al secesionismo, lo han combatido desde cerca con valor y a pesar de infames presiones en su entorno. Véase el ejemplo de Freixenet, entre tantos otros, y recuérdese que más de 2.400 firmas, entre tantas otras cinco del Ibex35, se han mudad de Cataluña a modo de sopapo inmenso a las ínfulas soberanistas.

Vaya joyitas

El caso es que, por temor más que nada, Tous ha decidido echar del Patronato de su Fundación a la exdirigente de ERC -sí, Rahola fue de izquierdas una vez- y a la santa de Mas, aunque de momento mantiene como vicepresidenta de su fundación solidaria a Sor Tertulia Caram, el lenguaraz altavoz del separatismo y, en general, del populismo, como demuestran  vergonzosos y reiterados mensajes públicos como éste:

 

 

Por si quedaban duda, la vicepresidenta de la Fundación Tous, que eso es la religiosa que llegó a proponer con inmenso hocico la mediación en Cataluña del mismísimo Papa, aquí tienen otra de sus joyas, y nunca mejor dicho, para entrar en éxtasis por la enésima Diada convertida en aquelarre' indepe':

 

 

Y por si había alguna duda, entre los centanres de mensajes de apoyo, respaldo y blanqueamiento del soberanismo que esta monja diabólica ha perpetrado de varios años para acá, en tertulias poco exisgentes y redes sociales sin derecho de admisión, aquí otro en el que compra y esparce la falacia de la 'represión policial' en Cataluña y se lía a pedir la dimisión de Rajoy:

 

 

Ahora que los Tous, tarde y por miedo en lugar de a tiempo y por convicción, intentan desvincularse de lo que han alimentado; conviene recordarles que mantienen al frente de su fundación solidaria -que atiene a mucha gente, bien es cierto- a uno de los emblemas de la ideología más sectaria y rancia que sobrevive en España, y que es muy difícil venderle una pulsera a una señora de Cuenca mientras se promociona a otra que va de Santa Teresa pero en realidad es la Madrastra de Blancanieves.

Ha tenido que llegar la sangre al río, entiéndase metafóricamente, para que una buena parte de la aristocracia empresarial catalana se dé cuenta de que no se puede estar en la misa secesionista y repicando en el mercado español. Que no se puede alimentar, en fin, a los Artur Mas del procés y, a la vez, vender tus cositas a millones de personas ofendidas gratuitamente por esa tropa.

Y no, no es un invento. La complicidad de la élite financiera catalana con el soberanismo llegó hasta el punto de que crearon una entidad para defenderlo, la  Fundació D’ Empresaris de Catalunya, cuyos socios y fines detalló Fernando Escudero en un retuiteadísimo reportaje en este periódico.

La penitencia

La gente, los españoles, tienen derecho a saber a quién le compran una sortija, un enriquecedor alimentario o una botella de cava; del mismo modo y por razones parecidas a las que le llevan a no entrar a una discoteca discriminadora, a no votar a un político machista o a no ver un programa de televisión violento.

Así que si los Tous quieren  indulgencia, que hagan penitencia. Y que no se la imparta, es una sugerencia, la misma monja que les ha metido en un lío... con el que hasta ayer estaban encantados. Vaya joyitas.

 

La célebre foto difundida por Rahola, con Puigdemont, Laporta y, entre otros, Alba Tous (derecha, camiseta de rayas) de fiesta

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP