19 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Gobierno rabia por Andalucía y defiende sus pactos con los independentistas

El Gobierno que defendió el "Estado federal plurinacional" y pacta con Puigdemont, Otegi y Junqueras se escandaliza por el doble acuerdo que desaloja al PSOE de Andalucía.

Para el Gobierno de Sánchez, es mucho mejor pactar con independentistas que con Vox y Ciudadanos, como ha hecho el PP en Andalucía. Y lo argumenta con una reflexión que roza lo abracadabrante: según Meritxel Batet, ministra de Política Territorial; entenderse con el partido de Santiago Abascal es más dañino para la Constitución que hacerlo con ERC o el PdeCat, dos partidos que directamente se la han saltado y tienen en el juzgado o fugados a sus cabecillas.

Pese a esa evidencia, que aún es más rotunda si se incluye a Bildu en el cuadro, la ministra intenta blanquear los pactos que llevaron a Sánchez a La Moncloa en contraposición con el que, tras unas elecciones y sin moción de censura, pondrá a Juanma Moreno al frente de Andalucía tras casi cuarenta años de califato socialista desde Sevilla.

 

Y lo arguye así, evidenciando la mala digestión del desalojo en San Telmo: la "diferencia" entre el PP y el PSOE, es que el Gobierno "no negocia medidas que pongan en riesgo el marco constitucional", en referencia a la relación de los socialistas con los partidos independentistas catalanes y el pacto a tres en Andalucía entre el PP, Ciudadanos y Vox.

"Es la diferencia con el PP, dejamos al margen todo aquello que no responde al marco, mientras que los populares se sientan con Vox cuando se quiere cargar el estado de las autonomías", ha destacado Batet en una entrevista en Antena 3. En realidad, el propio PSOE defiende un "Estado Federal Plurinacional" que supera al autonómico, sin que nadie le tilde de anticonstitucional por ello.

El PSOE superó más que Vox la reforma del estado de las autonomías al defender uno federal y plurinacional

Pero Batet tiene claro el mantra que, con desigual volumen, manejan ya PSOE y Podemos, secundados en esto por ERC especialmente. Así, según su opinión, el partido de Pablo Casado "está dando carta blanca a la extrema derecha" con su acuerdo en Andalucía. A su juicio, cuando el PP se sienta a hablar con Vox discute las ideas y propuestas del programa del partido liderado por Santiago Abascal y ha afeado que los populares se planteen negociar "los valores democráticos".

La cabeza de Borrell

Preguntada por las declaraciones del diputado de ERC, Gabriel Rufián, en las que asegura que Podemos les ofreció forzar el cese del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, a cambio de su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), lo ha calificado de "infrapolítica", al igual que Borrell.

La ministra ha rechazado de plano este escenario y ha reiterado que el Ejecutivo no negocia con nombres encima de la mesa. "El Gobierno negocia los Presupuestos en función del contenido, no de nombres ni cuestiones ajenas", ha sentenciado.

Comenta esta noticia