19 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El plan de Juanma Moreno para doblar la rodilla a Sánchez con ayuda del PSOE

Pedro Sánchez y Juanma Moreno

Pedro Sánchez y Juanma Moreno

Andalucía puede revolucionar el mapa autonómico con una alianza de presidentes ya en marcha para un reto que ningún barón socialista puede rechazar. Es éste.

El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, tiene un plan. Sabe que la Moncloa y el PSOE le tienen puesto en la diana: pese a su buenos datos económicos, espectaculares incluso en contraste con el resto de España en inversión extranjera por ejemplo, Sánchez no soporta que el mayor granero de votos de su partido esté en manos populares.

La intervención de Hacienda, insólita con los números en las manos y escandalosa en contraste con la condescendencia hacia la Generalitat, es una prueba de que el “ataque” ha comenzado y no parará: aún más, si finalmente Susana Díaz cae, se incrementará para respaldar al nuevo líder socialista andaluz, ya en plena sintonía con Ferraz.

Por eso Moreno, que derrotó la “alerta antifascista” activada desde su proclamación entre amenazas de Podemos y autobuses de protesta movilizados por el PSOE, sabe que vendrán de nuevo a por él. Pero tiene respuesta.

Según ha confirmado ESdiario, el presidente de la Junta y barón clave del PP, ultima una ronda de contactos con presidentes autonómicos que de aquí a abril se concretará con tres encuentros, en principio en Sevilla pero eso está abierto, con un único punto en el orden del día que inquieta y mucho a Sánchez: la financiación de las Comunidades.

Moreno no aspira a que Puig o Ayuso o Page defiendan lo mismo: sí a que obliguen a Sánchez a hablar ya de financiación

Se trata del elemento clave de cualquier Gobierno autonómico, y precisamente esa evidencia hará posible que esas cumbres estén abiertas a barones del PSOE con el mismo problema. La idea, ya en marcha, es mantener contacto institucional inmediato con los presidentes de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y Murcia, Fernando López Miras, cuya presencia se da por segura.

También la del gallego Feijóo o el castellanoleonés Mañueco, pero el gran objetivo es atraer a Ximo Puig, el presidente de la Comunidad de Valencia, una de las más perjudicadas por el actual sistema de financiación junto a Madrid, Baleares y la propia Andalucía.

Fuentes oficiales del Gobierno andaluz confirman a ESdiario que el primer encuentro puede celebrarse ya antes de Semana Santa, y que los tres primeros de una ronda que pretende incluir a todos los homólogos de Moreno se quieren celebrar “en la primera quincena de abril”.

El objetivo no es que todos tengan una postura común, algo inviable con socialistas como Puig, García-Page o la balear Armengol, sino una posición conjunta para que el debate de la financiación autonómica se coloque en los puestos de arriba de la agenda de Pedro Sánchez. Y que luego ya cada presidente defienda lo que considere oportuno.

 

Este asunto horroriza al presidente actual tanto como lo hacía a Rajoy. Nadie en Moncloa quiere adentrarse en ese espinoso asunto nunca, consciente de la dificultad para encontrar fórmulas que satisfagan a todos y encajen en las entumecidas arcas públicas.

Ya debía estar aprobado

Pero la ley es muy tajante y el nuevo sistema de financiación ya debía estar aprobado: si los presidentes autonómicos aprietan, a Sánchez no le quedará más remedio que meterse de lleno en el avispero, comuna mochila cargada de peajes a Cataluña y el País Vasco que no le ayudará a lograr comprensión de nadie. Y él lo sabe.

Por eso quiere arrinconar este asunto y tal vez lo lograría de no ser por el “Plan Moreno”, el presidente autonómico que más problemas puede darle sin levantar nunca la voz.

Comenta esta noticia
Update CMP