21 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marejada en el PSOE de Madrid ante las maniobras de Ferraz en favor de Pepu

Pedro Sánchez, en un gesto cariñoso con Pepu Hernández.

Pedro Sánchez, en un gesto cariñoso con Pepu Hernández.

Los socialistas madrileños aún no se han sacudido el estupor que les ha causado la imposición de su candidato a la Alcaldía de Madrid. Y los restos del susanismo se pone en guardia.

"Si alguien sabe bien que las primarias la carga el diablo ese es Pedro". No es una amenaza, ni mucho menos. Pero el tono de advertencia de un destacado dirigente del PSOE de Madrid está corriendo como la pólvora desde la noche del pasado martes.

Muchos teléfonos hirvieron literalmente durante esas horas, cuando muchos de los más destacados líderes del socialismo madrileño se enteraron por la televisión, por La Sexta, del nombre de su candidato a la Alcaldía de Madrid. "Nada más y nada menos", ironiza el citado dirigente en declaraciones a ESdiario.

La "última opción", la del exseleccionador nacional de Baloncesto, Pepu Hernández, fue cocinada con el más absoluto hermetismo por el presidente del Gobierno y el secretario general del PSM, José Manuel Franco. A Franco, los susanistas que sobreviven en el socialismo madrileño le atribuyen un "papelón".

Primero y por orden de La Moncloa ir a tantear hace meses a Manuela Carmena en busca de una insólita pirueta que la colocara en las listas de Sánchez en mayo. Después, sondear entre las bases los nombres de dos jueces para pelear con la alcaldesa en su mismo ámbito: Baltasar Garzón y Margarita Robles. Entre Villarejo y el sainete de las armas de Arabia Saudi, dos opciones chamuscadas.

Después, con la mano de Iván Redondo moviendo los hilos, Sánchez y Franco miraron al Consejo de Ministros. Otro juez, Fernando Grande-Marlaska se autodescartó. La titular de Turismo, Reyes Montoro, apuntaba a otro fracaso histórico. De este via crucis sale la candidatura de Hernández.

Pero los estatutos y la gran apuesta democratizadora del 39 Congreso Federal consolidó las primarias internas. Y, si no hay sorpresa, habrá batalla. Hernández deberá derrotar a un pata negra, Manuel de la Rocha, exalcalde de Fuenlabrada, que concita muchas simpatías internas.

 

Manuel de la Rocha, el "pata negra" del PSOE que pretende dar la batalla contra Pepu Hernández.

 

Según las fuentes consultadas por ESdiario, Rocha está recibiendo los primeros "sutiles" mensajes. Pero este mismo miércoles garantizó que está decidido a acudir a las primarias, previa confrontación de proyectos para la ciudad y, si lo acepta la dirección del PSM, de uno o más debates. Y es aquí donde se han desatado las primeras susceptibilidades en un partido, el socialismo madrileño, en el que conviven aún el sanchismo gobernante con el susanismo replegado.

"Todos sabemos como funcionan los partidos políticos. Y todos sabemos quien va a hacer la lista electoral. Pero pese a eso exigimos a Ferraz neutralidad", afirma un exalcalde que ya hace campaña para Rocha.

Y la vieja frase de Alfonso Guerra planea sobre todo el PSM: "El que se mueve, no sale en la foto". Sánchez ya ha lanzado desde México un clarificador mensaje de a buen entendedor: "Yo, lógicamente, votaré a Pepu Hernández". Con descuido incluido, el propio Franco le ha tenido que recordar que no vota en Madrid, está empadronado en la localidad de Pozuelo. Y con una nueva polémica con Hacienda que planeas sobre el último fichaje gestado en La Moncloa.

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP