El hombre que señalizó el Camino del Santo Grial y puso Massamagrell en el mapa

Enrique Senent, en el centro, de azul, con su inseparable Jesús Gimeno a su derecha

Enrique Senent, en el centro, de azul, con su inseparable Jesús Gimeno a su derecha

Enrique Senent se marcha dejando el legado de una ruta entre San Juan de la Peña y Valencia que empieza en octubre su año jubilar

El fallecimiento de Enrique Senent ha hecho que ondee un crespón negro en un camino de luz y de iluminación como es el del Santo Grial, que él, como presidente de la asociación que lo promueve, se ocupó de dar a conocer. El también edil de Massamagrell logró, con esa constancia que lo caracterizaba, que su municipio, que tanto le apasionaba, forme parte, como final de etapa, de esta ruta que comienza en San Juan de la Peña, en Huesca, y concluye en Valencia.

Lo hizo a base de persistencia y de lucha, como todo el equipo que creyó en esta iniciativa y que comenzó a pergeñarla, hace más de tres lustros, y que le ha acompañado casi hasta su último aliento, el propio de un corredor de fondo. Recorrió la senda de quien busca mejorar su sociedad y para ello se embarca en los navíos que considera necesarios surcando diferentes mares tempestuosos. Lo hizo al frente de la asociación de comerciantes, en la política y en la cultura. Con cortesía y discreción como señas de identidad.

Entre los más fieles defensores del proyecto que subraya la importancia del Santo Cáliz se encuentran también la vicepresidenta de la asociación, la doctora Ana Mafé; y el secretario, Jesús Gimeno, igualmente edil en Massamagrell, aunque de otro partido. Enrique lo era del PP; mientras que Gimeno (no confundir con el secretario autonómico de Acción Institucional de Cs con el mismo nombre y apellido) lo es de Ciudadanos. 

Junto a puntales de la asociación como Vicente Navarro o José Cuñat, entre otros, la han convertido en referente social y la han llevado a las puertas del año jubilar, que comenzará en octubre. Enrique ya no lo transitará, pero gracias a él ahora goza de carácter universal y se ofrece al recorrido de todos aquellos que deseen disfrutarlo y sentirlo.

"Hombre trabajador, generoso, culto y constante, ha estado al lado de todos quienes le han solicitado su tiempo en pro de la difusión y el conocimiento del Santo Cáliz de la Catedral de Valencia. Un verdadero embajador del Camino del Santo Grial", subrayan desde la asociación.

Sus compañeros de camino y de asociación han querido destacar de Senent "su entusiasmo vital y sus ganas de llevar adelante este gran proyecto". "Sin duda, nuestro mejor tributo será seguir su senda y consolidar el Camino del Santo Grial, la Ruta del Conocimiento, el camino de la Paz como una realidad palpable".

Su localidad, Massamagrell, con una sentida despedida ayer, demostró que no lo olvida. Las huellas del legado de Senent permanecerán imborrables en el Camino del Santo Grial. 

Comenta esta noticia