31 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las Azúcar Montero, la ministra del Paro y la falsa brecha salarial

Las Montero, con Yolanda Díaz

Las Montero, con Yolanda Díaz

Las dos Montero del Gobierno y la estrella incipiente de Podemos se llevan la mundial en las redes por su delirante discurso y sus anuncios

 

La ministra de Paro, porque llamarla de Empleo es una barbaridad, intenta acabar con una supuesta "brecha salarial" entre hombres y mujeres que no existe desde que se aprobara el Estatuto del Trabajador. Mientras la de Hacienda, María Jesús Montero, acusa a las empresas en general de practicar el fraude fiscal; y la de Igualdad, Irene Montero, intenta meter Comisarios de Género en las compañías para que todo esté convenientemente controlado.

Las "Azúcar Montero", como las ha bautizado Carlos Herrera y la estrella incipiente de Podemos, Yolanda Díaz, se han hecho TT con esas insólitas reflexiones en un país donde el problema no es que las empresas paguen mucho o poco, sino que van cerrando una a una y han caído 100.000 en lo que va de año. Y presentar derechos que ya existen como grandes hallazgos propios provoca comentarios desternillantes como éste:

 

 

La excusa para profundizar en su caduca ingeniería social es que las mujeres cobran menos que los hombres a idéntica categoría y trabajo. Y ahí tienen que entrar los y las comisarias a implantar la ley y el orden para acabar con esa injusticia, con ese esclavismo que las partisanas del Gobierno van a eliminar.

Las redes no se han resistido a replicar a ese despliegue de demagogia de género y económica, con simples preguntitas cuya respuestas han brillado por su ausencia, no fuera a ser que se notara la burda manipulación de cifras y conceptos y se cayera con estrépito el chiringuito de género:

 

 

 

Y además, ¿para qué están los sindicatos entonces? ¿Nos está diciendo que son unos inútiles? ¿Qué no ven el agravio ni teniéndolo delante de sus narices? ¿Qué no detectan ni denuncian ningún abuso porque siempre les pilla comiendo langostinos? Los sindicatos deberían responder a la ministra: si es cierto lo que dice, que se disuelvan.

Y si no lo es, que lo digan: “Mira Yoli guapa, no mientas”. También podría decirlo la CEOE, Ana Botín, Florentino Pérez y todos esos empresarios que, a regañadientes, llevan un tiempo haciendo de atrezzo de esos actos de Pedro Sánchez donde la brasa de James Rhodes toca en el pianito “El Himno de la Alegría”. Nada que le importe a Podemos, siempre dispuesto a ensalzar a Montero:

 

 

No hay mujeres en España que cobren menos que los hombres con la misma categoría y el mismo horario. Lo que sí hay es mujeres que cobran menos, teniendo el mismo puesto que un hombre, porque trabajan menos horas, según las estadística oficiales que El Retuitero y cualquiera puede consultar en diversas fuentes oficiales. El economista Juan Ramón Rallo lo explicó hace mucho tiempo ya con elocuentes cifras:

 

 

Sería interesante saber si todas esas reducciones y bajas son una decisión voluntaria o no, y ahí hay materia para trabajar. Pero lo cierto es que, ahora mismo, son ellas las que piden más jornadas reducidas; las que solicitan más bajas de maternidad y más prolongadas y las que buscan más empleos a tiempo parcial.

 

En España, para que se hagan una idea, suelen registrarse apenas 1.000 denuncias al año por discriminación salarial de género, con datos sacados del Informe Anual de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Y de ellas, solo un 1% acaban con algún tipo de sanción. ¿Por diez casos se puede criminalizar a todas las empresas, victimizar a todas las mujeres y señalar a todos los hombres? ¿Y encima con datos falsos insostenibles con la información real?

La mayor discriminación laboral de la mujer, y ésta si es grave, la perpetra, tolera o no sabe frenar el Gobierno: el 43.2% de las jóvenes de España, con menos de 25 años, está en el paro. Eso, más que una brecha, es una carnicería. Pero a las Azúcar Montero y a la gran Yoli la realidad nunca les arruinará un buen titular.

Comenta esta noticia