15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El CNI advierte a Sánchez sobre Iglesias: "Es meter al zorro en el gallinero"

Esta información ha sido contrastada en más de tres fuentes. Quienes me hablan tienen experiencia de campo y de mando en operaciones de inteligencia e información.

 

 

Esta historia comienza preguntando a varios amigos por la llegada de Pablo Iglesias al Gobierno. Llama la atención la coincidencia en las respuestas. “Hay preocupación”. “Mucha preocupación”. “Es un peligro”. “Es incomprensible dejar entrar en el Gobierno a una organización (Podemos) contraria a los intereses del Estado”. “Es meter al zorro en el gallinero”.

Lo tienen claro desde su privilegiada posición. “No vienen a hacer política. Vienen a romper el Estado. La plurinacionalidad es el eufemismo”. “Su objetivo es -señalan- desmontar el Régimen del 78, incluida la Monarquía, y España como nación”. Pedro Sánchez les regala “por ambición personal” -se lamenta uno- la oportunidad de empezar a hacerlo desde dentro.

Pablo Iglesias finge ahora moderación y defensa de la Constitución, pero eso es una vieja y conocida táctica comunista -afirman- para dar pasos adelante sin hacer ruido o producir miedo o desconfianza hasta alcanzar, creen ellos, un punto de no retorno en sus objetivos”.

Los servicios de Información tienen acreditadas las “intensas relaciones” de Podemos y sus dirigentes nacionales y regionales, “empezando por el propio Iglesias”, “desde antes de crearse el partido”, con los movimientos separatistas del País Vasco, Navarra, la franja catalana de Aragón, Cataluña, Baleares y Valencia.

Las relaciones con nuestros aliados, afectadas

Alguien acostumbrado al contacto con otros servicios de información (aliados o no) señala que “nuestros socios europeos no entienden que el Gobierno de España esté pactando la investidura con aquellos (independentistas) sobre los que pedimos información por estar fugados”.

En Europa tampoco entienden -añaden- “la normalización que se hace en España del comunismo” y de dirigentes con “lazos claros” con Venezuela o Irán o “con movimientos internacionales cuyo objetivo es la desestabilización de Europa y América Latina”.

 

 

Y afirman que Podemos y los grupos violentos de extrema izquierda en su órbita tienen relaciones con la embajada de Rusia en Madrid. “Son relaciones estratégicas, no meramente institucionales”. “Ha habido colaboración en acciones concretas”. La presencia de Podemos en el Gobierno podría afectar a la confianza de nuestros aliados.

Sánchez conoce los “riesgos” de tener a Pablo Iglesias

Pregunto si después de año y medio en La Moncloa, Pedro Sánchez ha podido recibir información reservada sobre todo esto. “Por escrito, no”, coinciden las fuentes, pero sí “puede” que haya “escuchado” información sobre los “riesgos” y las “vulnerabilidades” derivadas de sentar a Pablo Iglesias y a Podemos en el Consejo de Ministros, “sin entrar en valoraciones políticas que no nos competen”.

 

 

En el Consejo se habla de cuestiones muy delicadas para la seguridad nacional y los intereses de España. “¿Qué garantías hay de que no lo filtrarán a los movimientos o embajadas con los que tienen relación?”, se preguntan. “O a la prensa para embarrar el terreno”.

Las distintas fuentes apuntan ejemplos. “¿Qué pasará cuando en un Consejo de Ministros se comenten informes del CNI sobre posibles acciones de Nicolás Maduro contra intereses de España en Venezuela o cuando EEUU o un país aliado nos pida ayuda sobre Irán o en lo relativo a Rusia y Cataluña?”.

 

Una de las fuentes pone otro ejemplo: “En América Latina hay fichados 230 etarras, 69 en Venezuela; muchos con causas pendientes”. La pregunta es general: “Si se habla de esto en el Consejo o en algún ministerio, ¿qué harán? ¿Sacarán a los de Podemos de la reunión?”. Una de las fuentes es más optimista, sin dar detalles: “Hay, de todos modos, mecanismos para protegerse de estas cosas …”.

A los funcionarios consultados les preocupa las posibles fugas de seguridad. “Nuestro trabajo se basa en la confianza. ¿Qué garantía tenemos nosotros y nuestras fuentes a partir de ahora? Habrá que pensar dos veces lo que se pone por escrito en un informe si no se sabe a qué manos puede llegar.”

La venganza de las “cloacas”

“¿Puede un vicepresidente del Gobierno acceder a cualquier información clasificada, presente o pasada, que solicite?”, pregunto. “En teoría, sí”, responden. “Un decreto de nombramiento y competencias de una vicepresidencia social -si es el caso- no va a establecer reservas sobre esto”.

En los servicios de Información creen que Podemos irá a por ellos: hasta ahora les han visto como algo al margen del Estado

“Para Podemos nosotros somos, de forma genérica, no un pilar del Estado, sino las cloacas del Estado. Vamos a ser uno de sus objetivos. Van a orquestar campañas de desinformación para generar confusión y desestabilizar a las que darán la apariencia de credibilidad por estar dentro del Gobierno”.

Señalan que el problema va más allá del Consejo de Ministros. “Hay multitud de actividades habituales entre departamentos donde puede manejarse información confidencial, por más que blinden los ministerios más sensibles como Defensa, Interior o Justicia”.

Citan, por ejemplo, la investigación de grupos violentos antisistema, antiglobalización o de la extrema izquierda, con los que Podemos tiene -dicen las fuentes- “en algunos casos” “vinculación jerárquica”.

“Nadie se pregunta -me hace notar uno de mis interlocutores- por qué cesaron las acciones violentas de estos grupos en 2015 cuando Podemos alcanzó el poder en ayuntamientos como Madrid, Valencia o Zaragoza (Barcelona, matiza, es un caso aparte)”. “Porque el “capo” -dice con toda claridad- dio la orden de parar”.

Comenta esta noticia
Update CMP