04 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El brutal mensaje de Pablo Iglesias a Dolores Delgado que ahora quieren olvidar

Dolores Delgado, de examen

Dolores Delgado, de examen

El examen a Delgado para ser Fiscal General del Estado desata una tormenta y resucita una hemeroteca demoledora de quienes ahora más la han apoyado.



 

 

Nunca la elección de un Fiscal General del Estado había levantado tanta polvareda como con Dolores Delgado. Porque nunca, tampoco, nadie había dado el salto del Ministerio de Justicia a la Fiscalía de un día para otro.

Todo es polémico, pues: desde el momento elegido, en plena tensión en Cataluña y con la sensación de pucherazo judicial para exonerar a los presos; hasta la persona proclamada, de amistades tan siniestras como el comisario Villarejo.

 

 

Y en esto precisamente se han centrado los tuiteros más avezados, recordando la complicidad de Delgado con el policía más controvertido de la historia, aquel con el que compartía increíbles confidencias sobre cómo utilizaba prostitutas para presionar a sus víctimas, sin que la entonces fiscal hiciera otra cosa que reírle las gracias. Lo decía el propio Pablo Iglesias:

 

 

"No es aceptable que en este país haya ministros que sean amigos de tipejos como Villarejo". Son las palabras literales del líder de Podemos y hoy vicepresidente, pronunciadas con Sánchez en La Moncloa y con Dolores Delgado reprobada en el Congreso. El viraje del partido morado, transformado ahora en paladín de la Fiscal General, es de aúpa:

 

 

Este último mensaje, del exministro del Interior Zoido, también tiene mucha miga e incide en la escandalosa contradicción de Podemos, cuyo representante casi balbucea para sobrevivir al interrogatorio en RTVE. Las palabras de Rafa Mayoral sugiriendo que Delgado les pidió perdón, pero que no sabe cuándo ni dónde, entran de lleno en la antología del disparate. Y uno más.

 

 

La contundente réplica de Javier Ortega Smith, de Vox, unida a la de Edmundo Bal en Ciudadanos o todas las del PP, resumen el impacto final de esta más que polémica designación con muy pocas pero elocuentes palabras:

"Si es usted nombrada fiscal General del Estado, cámbiele el nombre. Ya no le llame Fiscalía General del Estado, llámele Fiscalía General Socialista y nos ahorraríamos todos muchas explicaciones".

Comenta esta noticia
Update CMP