Barcala pide al Gobierno “que no condicione en qué gastar nuestro propio dinero"

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, celebra que el gobierno haya rectificado su postura / FOTO: O.A.

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, celebra que el gobierno haya rectificado su postura / FOTO: O.A.

El Ministerio de Hacienda recula y permitirá a los ayuntamientos gastar el remanente. Alicante está entre los ayuntamientos que tienen mayor grado de libertad para disponer de sus ahorros

El Ministerio de Hacienda ha anunciado esta mañana que va a suspender la regla de gasto para 2020, para que los ayuntamientos puedan acceder sin restricciones a su superávit, tras el fracaso del plan del Gobierno que pretendía hacerse con los remanentes municipales y fue tumbado en el Congreso de los Diputados. De esta forma, los municipios podrán utilizar sus ahorros, acumulados de los años 2018 y 2019 y que, en muchos casos, representa una dotación económica muy necesaria para impulsar planes de ayuda a los vecinos.

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, cree que es una decisión anunciada que se esperaba desde que el pasado jueves el Congreso de los Diputados no convalidara el Real Decreto del Gobierno. Aunque en un primer momento la ministra de Hacienda, Mª Jesús Montero, dijese que si no había Real-Decreto no habría nada, finalmente ha reculado y ha tomado esta decisión. Barcala ha señalado que “supongo que el fin de semana ha servido para reflexionar” y ha añadido que “también es cierto que durante el fin de semana se han mantenido muchísimos contactos y muchas reuniones -doy fe de ello- y empezamos a ver lo que es la salida lógica a una cuestión que podría haberse resuelto antes y que se va a resolver ahora”.

El alcalde de Alicante ha remarcado que esta decisión es muy importante para los municipios, por la eliminación del techo de gasto y la posibilidad de usar los remanentes. Ha señalado que ahora hay que negociar el importe de las ayudas a los ayuntamientos “que han de ser incondicionadas”, ha matizado, y ha pedido que “el uso de los remanentes sea libre, es decir, que no se condicione a los ayuntamientos en qué se pueden gastar su propio dinero”. Barcala ha destacado por último que “el Gobierno debe adoptar estas medidas por un Real Decreto-Ley, y no como un Proyecto de Ley que es lo que dijo la ministra que era la única alternativa”. El primer edil ha matizado que eso significa que con la mayor celeridad se puede llegar a un acuerdo y se puede poner en marcha.

Luis Barcala ha destacado que “algo de razón debíamos tener cuando lo estábamos planteando y cuando, después de la reflexión más serena que la del pasado jueves, el propio gobierno reconsidera su posición y escucha a los ayuntamientos”.

Alicante canceló la deuda con el superávit

Cabe recordar que el bipartito de Alicante canceló la deuda municipal para evitar que el Gobierno se llevase el dinero del remanente, con lo que la hucha del ahorro municipal descendió de los 49 millones de euros a unos 29. En este sentido, el alcalde de Alicante ha matizado que no se arrepiente de haberlo hecho “en absoluto, porque precisamente eso nos pone en una posición distinta a otros ayuntamientos”. Barcala  ha explicado que hay tres tipos de situaciones: quienes no tenían remanentes de ningún tipo, los que tienen remanente pero mantienen deuda, con lo cual quedan sujetos a la ley de estabilidad presupuestaria, y aquellos ayuntamientos que por no tener deudas son los que tienen mayor grado de libertad para la disposición de sus propios ahorros, y este es el caso de Alicante. Barcala ha insistido en que “en esa situación nos hemos puesto nosotros aposta, en la situación de poder tener el mayor margen y la mayor libertad”. El primer edil ha remarcado que “me alegro de que haya una solución y de que se resuelva tal y como estábamos en revindicando los ayuntamientos, y lamento que a esta solución se podía haber llegado hace varios meses”.

Comenta esta noticia