08 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Otra línea roja que cruza Marlaska obliga a hablar claro a Consuelo Ordóñez

Marlaska sigue rompiendo moldes en el trato de favor a los presos etarras.

Marlaska sigue rompiendo moldes en el trato de favor a los presos etarras.

El Gobierno de Sánchez ha ordenado el primer traslado de un terrorista a una cárcel vasca y premiado al asesino del concejal del PP en Sevilla, Alberto Jiménez Becerril y su esposa.

A penas diez días después, y pese a la polvareda levantada entre las víctimas, el ministro del Interior ha vuelto a las andadas con los presos de ETA. El 22 de junio, cruzó la primera línea roja al acercar a cuatro etarras que ni siquieran han pedido perdón -entre ellos uno de los secuestradores de Ortega Lara-. Ahora, ha cruzado otra aún mayor: acercar al primer terrorista a una prisión ubicada en el País Vasco.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, Covite, ha pedido explicaciones a Fernando Grande-Marlaska, sobre el motivo del traslado del preso terrorista Igor González Sola a la prisión de Martutene, en San Sebastián.

Covite, en un comunicado, denuncia que se trata del primer recluso de ETA que es trasladado a una cárcel del País Vasco desde que el Gobierno de Pedro Sánchez "inició su propia política penitenciaria respecto a los presos" de la banda.

La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, ha recordado que "desde junio de 2018 hasta ahora, todos los traslados de presos etarras por política penitenciaria se habían producido a cárceles que no se encontraban en el País Vasco, sino a prisiones de otras comunidades", por lo que ha reclamado a Marlaska que "nos aclare el motivo por el cual se ha trasladado a Igor González Sola a San Sebastián".

El colectivo no entra a valorar los traslados que hayan podido producirse al País Vasco por concesiones de terceros grados, ya que estos los concede el juez de vigilancia penitenciaria y no el Ministerio del Interior.

"Nuestro respeto a las decisiones judiciales es máximo. Jamás hemos cuestionado un auto del juez de vigilancia penitenciaria en el que se concede una progresión de grado. Defendemos el Estado de derecho y acatamos las leyes, independientemente de si nos gustan los requisitos establecidos en ellas o no", ha afirmado Ordóñez.

Covite ha incidido en que "siempre ha establecido una diferencia" entre los traslados que se pudieran producir a cárceles vascas y los que se produjeran a cárceles de otras comunidades autónomas "por el objetivo que el PNV manifiesta desde hace varios años de que la competencia de prisiones sea concedida al Gobierno Vasco".

"Los nacionalistas nunca han querido ser carceleros y gestionar la competencia de prisiones cuando ETA mataba. Si ahora que ya no matan quieren serlo, es para abrir las puertas de las cárceles. En esto coinciden con la 'izquierda abertzale', siempre se han preocupado por buscar vías para ayudar a los etarras encarcelados a salir de la cárcel, es decir, la impunidad", ha denunciado Consuelo Ordóñez.

En esa línea, ha insistido en que el PNV "lleva varios meses exigiendo que se acerque a todos los etarras presos a cárceles vascas sin exigirles el mínimo requisito de que rechacen la violencia". "Su objetivo es tener a todos los presos de ETA en cárceles vascas para que cuando ellos gestionen la competencia de prisiones puedan buscar formas de burlar la ley y dejarles en libertad", ha alertado.

Premio para el asesino de los Becerril

Pero ha habido otra decisión de Marlaska que ha indignado también a otro colectivo de víctimas, la AVT. Interior ha autorizado el traslado a una cárcel más próxima al País Vasco a José Luis Barrios, condenado por los asesinatos del concejal del PP en Ayuntamiento de Sevilla Alberto Jiménez Becerril y su esposa, Ascensión García. Será trasladado de la cárcel de Granada a la de Zuera (Zaragoza) tras flexibilizarle el primer grado.

La decisión ha motivado que la Asociación de Víctimas del Terrorismo  pida una reunión urgente con Marlaska, ante el "desamparo" que les produce que ya sean 43 los etarras trasladados (más del 20% de los que siguen en prisión) desde junio de 2018, con Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

También la diputada del PP Teresa Jiménez Becerril se ha sumado a las críticas y ha acusado al Gobierno de  "premiar a ETA". "Todo esto que se está haciendo es por un puñado de votos y mirando los pactos que harán después de las elecciones, para agradar al PNV", ha denunciado la hermana de Alberto.

M.B
Comenta esta noticia