15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Viggo Mortensen, el héroe que decidió empadronarse en Mordor

Los trinos del día, a veces melódicos y a veces rebuznos, abarcan todas las modalidades: unos irritan, otros indignan y otros divierten. Juntos, resumen la actualidad de una forma peculiar.

 

 

Viggo Mortensen, el señor de los calzoncillos

 

Ariadna Gil se ha destapado, utilizando como marioneta a su querido Viggo Mortensen, un argentino cosmopolita residente en Madrid y forofo de Real Madrid que, de repente, se ha afiliado a Òmnium Cultural, uno de los arietes del independentismo catalán. "Donde manda patrón no manda marinero", reza el aforismo, y por mucho que el actor ejerciera de Rey en la saga de 'El Señor de los Anillos', en la vida real es un mandao de la actriz otrora apellidada Gil y hoy reconvertida en el más catalanófilo 'Yil'.

No se entiende, si no, el viraje soberanista de un tipo tan viajado como el baúl de la Piquer que, como pocos, debería estar curado del virus del nacionalismo. Así que, permítannos la licencia, pero hemos de concluir que el último papel del pobre Viggo es el de marioneta de una Ariadna que tira de los hilos como nadie. Tanto Aragorn para arriba y para abajo, y al final el muy torpe va y se nos empadrona en Mordor. No es de extrañar que Twitter replique así:

 

 

Dani Mateo, víctima de su propio discurso

 

También es minino el papelón del bueno del televisivo Dani Mateo, que se ha topado con un 'big brown de proporciones colosales que contradice su propia opinión al respecto del acoso sexual. Y es que una colaboradora de su programa ha acusado a otro colaborador de perpetrar ese tipo de abusos, colocando al jefe de ambos en un brete: ¿Aplico directamente lo que digo en general, echando a la hoguera al señalado sin esperar a que se demuestre la veracidad de la acusación? ¿O me quedo quieto, espero unos días y, dado que ambos son colegas, vamos viendo?

 

 

La decisión no puede ser más razonable, tal y como recoge el tuit obra del propio Mateo, pero la paradoja entre lo que predicaba en abstracto y el trigo que da en concreto es, como poco, sangrante. Digámoslo de otra manera: hay pocas cosas más repugnantes que los abusos sexuales, pero si hay una que se le acerca es acabar con la presunción de inocencia y sustituir la justicia de verdad por el linchamiento preventivo. Algo que el propio Dani, entre gracietas, ha alimentado: quizá con este descubra otra modalidad de justicia, la poética, que devuelve el karma que uno mismo ha generado.

 

La inquietante Justicia de "la calle"

 

Y finalizamos con la otra Manada, tan inquietante como la original pero, obviamente, algo menos repugnante: es esa jauría desatada que va por la vida exigiendo que la justicia la haga "la calle", y no los tribunales, y asegurando que España está dominada por jueces franquistas.

Eso es lo que literalmente soltó una portavoz del sindicato de estudiantes convocante de una huelga contra la sentencia, en el espacio Espejo Público de Antena 3, como resumen de lo que muchos sueltan y otros tantos repudian pero no se atreven a decirlo por el temor a ser presentados como cómplices de esa piara. Pero alguien tiene que empezar a decir que, para combatir el maltrato, las violaciones y los abusos; no hace falta comprar ni compartir las barbaridades que algunas sueltan por esa boquita. Algunas tuiteras resumen ese sentir con precisión:

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP