Los funcionarios de prisiones hartos con la Administración

Decenas de trabajadores de centros penitenciarios han iniciado unas jornadas de protesta con los incumplimientos de la Administración.

Decenas  de trabajadores de prisiones es se manifiestan en el complejo penitenciario de Picassent  -ante la "falta de respeto" de la administración para desbloquear el conflicto laboral del colectivo. Los sindicatos  UGT, Acaip, CCOO, CSI·F y CIG han  emplazado a los trabajadores de prisiones a participar "masivamente" en la protesta.

Más de 24.000 funcionarios de toda España ha sido llamados a participar en la primera de las seis jornadas de huelga general convocadas por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios .

En un comunicado, los sindicatos de Picassent recuerdan que el conflicto laboral se mantiene "desde hace más de un año" y reivindican la necesidad de abordar una negociación real, tras la propuesta presentada por la administración el 25 de septiembre "retirada tan solo tres días después bajo el argumento de restricción presupuestaria". Esta suponía un incremento retributivo de 123 millones euros a lo largo del periodo 2019-2021.

Ante esta situación, aseguran que los trabajadores de prisiones están "absolutamente indignado" y suscriben las "medidas de presión" planteadas que arrancan este miércoles con la huelga en el centro de Picassent y el resto de los dependientes de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Los paros se extenderán a lo largo de los meses de octubre (días 24 y 26) y noviembre (6, 8, 13 y 15).

Las organizaciones sindicales quieren poner de relieve con estos paros que "el dialogo con el actual partido en el Gobierno, así como los actuales socios en la aprobación del presupuesto mientras estaban en la oposición, y que les movió a presentar una enmienda a los anteriores Presupuestos Generales, ha quedado truncado".

Por contra, insisten en que "el Gobierno debe volver a la negociación con la propuesta de reclasificación de centros y adecuar el salario de los empleados y empleadas de prisiones a las reales cargas de trabajo", además de reconocer que "sin personal suficiente, la administración penitenciaria no podrá llevar a cabo los objetivos de reeducación y reinserción que la legislación le encomienda".

Servicios abusivos

Los sindicatos también denuncian los "abusivos servicios mínimos" que deben soportar como funcionarios públicos y que les "impiden un desarrollo normalizado de un derecho legítimo como el derecho de huelga". "No es comprensible que en un día de huelga entren a trabajar más funcionarios en el interior de los establecimientos que cualquier día del año", subrayan.

Y es que, a su juicio, "lamentablemente, para la Administración Penitenciaria, en sintonía con el Ministerio del Interior, los empleados públicos penitenciarios son los últimos, en lugar de reconocer su profesionalidad con hechos que afectaron a la seguridad del Estado, como en fechas muy recientes con la detención del llamado 'frente carcelario' de Daesh, desmantelado por las fuerzas de seguridad gracias a los datos aportados por funcionarios de prisiones durante muchos meses de trabajo".

"Si somos un referente en la lucha contra el yihadismo, también debemos ser referente a la hora de nuestro reconocimiento público", reivindican desde las secciones de los sindicatos con representación en el complejo de Picassent.

Comenta esta noticia