29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El mal trago para Évole, Monedero y Colau por su apoyo a Rodrigo Lanza

Rodrigo Lanza, sin disfraz

Rodrigo Lanza, sin disfraz

Las redes se ceban con el asesino de Víctor Laínez, aupado por políticos y periodistas, y se fijan en la cruel hemeroteca de todos ellos, ahora en aprietos por la condena por asesinato.

 

La condena de Rodrigo Lanza por asesinar a Víctor Laínez, apaleado en el suelo hasta morir, ha sido celebrada como pocas otras en las redes sociales. El fallo es demoledor, pues añade agravantes como el dolo o el crimen de odio al asesinato en sí mismo. Y que la única atenuante sea la embriaguez, no deja bien parado a este nieto de un jerarca militar de Pinochet que vino a España a cometer tropelías crueles... pero fue recibido y tratado por algunos como un héroe.

Recordemos que Lanza ya fue condenado por dejar parapléjico a un guardia urbano de Barcelona, en un episodio horrible que, lejos de obtener la condena social unánime, fue presentado como una venganza policial contra pobres muchachos inocentes.

Hasta el punto, incomprensible, de que se grabó un documental titulado "Ciudad Muerta" en el que se presentaba a los bárbaros como víctimas y se les incluía en ese saco tremendo donde personajes como Alfon, Bódalo o los "muchachos de Alsasua" reciben tratamiento de víctimas siendo todos ellos, en realidad, burdos delincuentes.

Precisamente eso es lo que se le recuerda ahora a Julia Otero, autora de una entrevista a Rodrigo Lanza tras cumplir su primera condena y, todo hay que decirlo para contextualizar, mucho tiempo antes de su terrible agresión mortal, cuando para muchos en Barcelona era un pobre chaval injustamente encarcelado.

 

 

Lo cierto es que la responsable de Julia en la Onda suscribió los argumentos de la defensa de Lanza, pero en un momento en el que lo hacían muchos y la confusión podía despistarle a cualquiera: basta recordar que el mismísimo Ayuntamiento de Barcelona subvencionó el documental "Ciudad muerta" y que políticos y periodistas como Pablo Iglesias, Irene Montero o Jordi Évole se emocionaron con el relato de ese filme.

Mucho peor retratado queda Pablo Iglesias, reincidente antes y después de llegar a la vicepresidencia segunda del Gobierno en su apoyo a lo peor de cada casa, se llame Rodrigo o se apellide Lanza. Tanto como para que llegara a reunirse con la madre de Lanza par suscribir las burradas que ella soltaba, acusando al Estado de conspirar para enchironar a un inocente:

 

 

También ha sido mal día para Évole, que en 2015 publicó una columna en El Periódico de Cataluña aplaudiendo a rabiar el citado documental, agradeciendo su trabajo a sus autores y lamentando no haberles apoyado más, con frases como ésta: "Gracias Xavi y Xapo por mostrarnos otra versión de los hechos, la que se quiso silenciar, gracias por denunciar la tortura y por no estigmatizar a nadie por algo tan superficial como su estética".

¿Y Monedero?

No mucho mejor quedó el fundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, que aún en 2017 dudaba de la acusación a Lanza, en vivo y en directo en "Las Mañanas" de Cuatro, entonces presentadas por Javier Ruiz tras la salida de Jesús Cintora:

"Habrá que esperar a ver qué es lo que dice el juez. A mí me resulta dudoso que alguien desarrolle tal cantidad de violencia porque alguien lleva unos simples tirantes con la bandera de España. A mí eso me cuesta mucho trabajo creérmelo. Es decir, habrá más cosas y ojalá muy pronto la justicia las establezca".

Comenta esta noticia