26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

39 amigos de juventud de Juan Carlos I salen en su defensa: "Gracias, Majestad"

Ex estudiantes de Derecho que compartieron aula con el rey Emérito recuerdan su vocación de servicio a España y que con él "comenzaron los mejores años" de la Historia de España.

La llegada a la Universidad fue lo que le permitió a don Juan Carlos, entonces un "príncipe" sin un futuro claro, comenzar a palpar la realidad y la diversidad de una España que llevaba casi dos décadas de paz bajo la batuta del dictador Franco. Lo que se encontró en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid poco tenía que ver con lo que se encontró durante su infancia a su llegada a España, donde le crearon un colegio ad hoc donde estuvo siempre rodeado de hijos de familias de profunda raigambre monárquica.

En cambio, en la Complutense, don Juan Carlos tuvo la oportunidad de conocer distintas formas de ver la realidad del país. Allí entabló, pues, relación con toda una generación de jóvenes que tendrían mucho que hacer y que decir en los posteriores años clave de la Transición

 

39 de esos compañeros de facultad, de la promoción 1957-1962, firman este lunes un artículo en Abc, en el que rompen una lanza por el Rey Emérito, víctima de una campaña de acoso y derribo por parte del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, Podemos en su conjunto y los partidos independentistas, que la han hecho extensiva a la institución monárquica tras la salida temporal de don Juan Carlos de territorio nacional.

Los firmantes recuerdan que el entonces príncipe Juan Carlos, "no sabía aún si llegaría a ser Rey, pero tenía muy claro que querría ser el Rey de todos los españoles". Y subrayan que "demostró sus convicciones cuando, nada más ser coronado, renunció a los poderes heredados de Franco e inició un proceso de plena democratización de España, para lo que tuvo el acierto de nombrar a Adolfo Suárez como presidente del Gobierno".

 

"Motor de cambio"

Para estos 39 compañeros de facultad del Rey Emérito no fue una sorpresa que él se convirtiera, tras la muerte de Franco, en el "motor del cambio" que permitió desmontar el régimen franquista e iniciar el camino hacia otro de derechos y libertades y que dio lugar a "los mejores años de nuestra Historia".

"Mantuvo siempre un exquisito respeto al papel que le había asignado la Constitución y, a la vez, con su influencia, aunque no poder, siguió impulsando el proceso democrático. Lo demostró una vez más el 23 de febrero de 1981, cuando gracias a su decidida actuación, fracasó el golpe de Estado", apuntan los autores del artículo, que también abogan por que se aplique a Juan Carlos I la "presunción de inocencia", y critican de forma rotunda "la injusta condena que está recibiendo, cuando ni siquiera ha sido imputado".

 

"Posibles actuaciones personales posteriores no disminuyen en ningún caso el valor de su contribución a una España mejor. Por ello queremos dejar constancia aquí de nuestro gran agradecimiento y de nuestro afecto y amistad por su gran servicio a España", concluye el escrito publicado por Abc.

Comenta esta noticia