19 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Nueva información policial sensible "fuera de control" pone en jaque al CNI

El director general del CNI, Felix Sánz Roldán, junto al exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

El director general del CNI, Felix Sánz Roldán, junto al exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Las últimas revelaciones sobre las relaciones del Rey Juan Carlos y los chantajes entre los más oscuros "superpolicías" han llevado a los Servicios de Inteligencia a dar la voz de alarma.

La más que cruenta batalla que se libra entre el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y varios comisarios de la llamada cloaca de Interior se recrudece a medida que algunos de estos "superpolicías" se están viento obligados a rendir cuentas ante la Justicia por distintos y oscuros casos como Nicolay, Ático de Estepona o Gao Ping.

La situación ha llegado a tal punto, que el máximo responsable del espionaje español, el general Felix Sánz Roldán, se ha visto obligado a trasladar al Gobierno por los canales habituales una preocupante alerta: más información policial "muy sensible" está en estos momentos "fuera de control", según confirman a ESdiario fuentes de los servicios de Inteligencia. 

"Entonces, siguiente paso, todo esto de las cuentas de Corinna; una cuenta que hay en Turquía, una cuenta que hay en Suiza, las comisiones, los pagos, los billetes, los cuadros, el no sé qué... no sé cuántos. En el momento en que a Villarejo se le cruce la locura o vea que le entra la paranoia de 'van a por mí', ¡pum!".

Prueba de esta fuga de información del Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de la Policía -y en concreto de la Comisaría General de Información- es este fragmento de una conversación difundida este jueves por público.es. En ella, el  veterano comisario Enrique García Castaño advierte a su interlocutor de las intenciones del ya jubilado superpolicía de las cloacas, el más que polémico José Villarejo.

 

Con las polémicas revelaciones conocidas esta semana sobre los amoríos del Rey Don Juan Carlos y la vedette Bárbara Rey aún calientes, el CNI lleva muchos meses tratando de evaluar los daños provocados por la "autonomía de funcionamiento" de la llamada brigada política de la Policía, que ha campado a sus anchas durante el mandato de Jorge Fernández Díaz, pero que vivió sus días de gloria durante la etapa del socialista Alfredo Pérez Rubalcaba.

En el organismo que dirige Sánz Roldán hay notable malestar por el caos que reina en la Policía y perplejidad con la calma con la que el nuevo ministro, Juan Ignacio Zoido, se ha tomado el nombramiento del nuevo Director Adjunto Operativo (DAO), el máximo responsable de facto del Cuerpo.

Pero, además, en el CNI causa cierto estupor el hecho de que a la convocatoria para un puesto tan sensible -derecho legal tienen- hayan concurrido varios comisarios enredados en asuntos turbios. Entre la treintena de aspirantes se encuentran Enrique García Castaño (casos Ático y Nicolay), Carlos Salamanca (caso Gao Ping) o José Luis Olivera (caso Gurtel y Palau).

Mientras avanzan las investigaciones sobre los comisarios relacionados con la cloaca, en especial el sumario del caso Nicolay, que rastrea las sorprendentes andanzas de Nicolás Gómez Iglesias, el pequeño Nicolás, el CNI ha permanecido el último año "viendo los toros desde la barrera". Ahora advierte de que algunos sujetos con información muy sensible -institucional, política y financiera- están, simplemente, "fuera de control".

Y todo cuando este jueves Podemos ha protestado en el Congreso por el retraso de la comisión de investigación que pretende arrojar luz al espionaje al exministro Fernández Díaz y a las andanzas de los citados superpolicías. Su creación se aprobó en septiembre pero ni siquiera se ha constituido.

 

Comenta esta noticia
Update CMP