18 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El terrorífico mensaje de la Guardia Civil que muchos no entienden

La tremenda y enigmática imagen

La tremenda y enigmática imagen

La imagen que ha difundido la Benemérita da literalmente miedo, pero tiene mucho sentido y quizá ayude a entender algo que ocurre frecuentemente en tu propia casa.

Es una fotografía terrorífica que, de entrada, parece no tener sentido y obedecer a un error. Pero lleva la firma de la Guardia Civil, que la ha difundido esta semana en sus perfiles en las redes sociales para pasmo de muchos e incomprensión de otros.

Y sin embargo, tiene todo el sentido y demuestra la enorme vocación social del instituto armado y su profundo conocimiento de una realidad cotidiana que a muchos se les escampa. En la imagen se ve un espejo sobre el que se refleja un cuerpo casi monstruoso, enjuto, con una espalda cadavérica donde sólo se ven unas costillas inhumanamente marcadas. Parece, salvando las distancias y sin ningún ánimo ofensivo, el célebre Gollum de la saga de 'El Señor de los Anillos'.

"Ni Ana ni Mía"

En una esquina, un ojo perdido, de una adolescente rubia que empieza a desentrañar el misterio: se está haciendo un selfie, y lo que refleja el espejo es su propia espalda. La Guardia Civil ilustra la estampa con un mensaje que para muchos también será enigmático: "Ni Ana ni Mía".

 

Y ahora vamos con la explicación. La jovencita de la fotografía es una enferma de bulimia internada en un centro psiquiátrico y en proceso de cura; y la Guardia Civil presta una ayuda impagable a los padres que no saben, tal vez, cómo sus hijos se comunican en clave con otros como ellos o visitan páginas en internet para formarse en una enfermedad tremenda que puede ser mortal.

Páginas impunes

La Benemérita previene: Ana y Mía es el nombre clave que utilizan para referirse a la anorexia y a la bulimia, presentadas en incontables blogs, redes sociales y webs como una maravillosa e incomprendida forma de vivir la vida que atrapa a miles de jóvenes cada día.

 

Aunque parezca mentira, en esos espacios se les enseñan 'dietas' para perder peso hasta la extenuación, trucos para engañar a los padres y ejemplos a seguir para lograr una meta letal: pesar como una pluma, autolesionarse en definitiva hasta extremos inauditos.

"#DENUNCIA los grupos de #Whatsapp, foros y páginas web que inciten a la anorexia o la bulimia", resuelve el misterio la Guardia Civil, al frente de una denuncia que no puede caer en saco roto. Cuando alguien vea a sus hijos siguiendo en Twitter o Facebook a la variada gama de "Princesas Ana" que pueblan el universo virtual, ahora saben cómo actuar: el peligro es enorme.

 

Comenta esta noticia
Update CMP