Toni por fin Cantó: ok al modelo andaluz, e Isabel Bonig le consulta “cosas”

Toni Cantó ya es precandidato de Ciudadanos a la Generalitat. Y en su primer encuentro con periodistas ha dejado claro que será uno de los grandes animadores de la campaña.

De entrada el actor y político valenciano se revuelve contra quienes le echan en cara desconocer la realidad de la Comunidad Valenciana por haber estado 33 años en Madrid. “A Madrid se lo debo todo, pero me apetece mucho volver a casa”. Ha respondido a dos adversarios en particular: al socialista Manolo Mata, que pidió declararle persona non grata por no haber votado en el Congreso a favor de la reforma estatutaria, y el de la popular Isabel Bonig, de la que ha revelado que le consulta “cosas” de la Comunidad por whatsapp. De esto último no ha dicho más. De lo primero, que la reforma del Estatuto “es una ley que no sirve de nada, es una tomadura de pelo que no va a traer un euro extra a los valencianos”, y que él no quiere “17 virreyes que decidan las inversiones en España porque entonces no habrá inversiones estratégicas”.

Por extensión: para el PSPV en el que milita Mata y el PP que preside Bonig, y que son las dos opciones que no descarta para futuras alianzas no ahorra tampoco ninguna crítica. Ve “muy complicado pactar con Ximo Puig, con el PSC valenciano (en referencia ácida al PSPV). Los tres PSC (catalán, valenciano y balear) siempre elegirán pactar con nacionalistas. Espero no necesitar los votos ni de populistas ni nacionalistas”. “Es un horror ver a PSPV y Compromís en plan Pimpinela para luego ir juntos”. A Podemos, Compromís y Vox directamente los rechaza como socios.

Y respecto del PP, lo considera “un partido muy corrupto”, y asegura no haber oído en su día ni a Bonig ni a María José Catalá “decir que eso era inaceptable”. Con Catalá ha sido especialmente duro nada más oír su nombre en boca de un periodista: “es la creadora del problema de que no se estudie en español en muchos colegios. Y su partido renunció a usar la Alta Inspección Educativa”. Para los periodistas que le han discutido (¡!) esa afirmación también ha habido: “no tenéis ni idea de la realidad en algunos pueblos, sin línea en español”.

Pero los que van a tener especial faena con él son los de Compromís. Algunos datos: À Punt es “mini-TV3” o “TeleCompromís”, con varios directivos y presentadores televisivos provenientes de esas dos canteras. Cantó dice que “despolitizaría” À Punt, y se queja de que algunos contertulios le insultan. Cuesta “9.000 euros por cada valenciano que la ve. Es un capricho muy caro. Creo que tienen más presupuesto del que debieran. Y con ese dinero podrían hacer mejor trabajo”.

Y ya en su conjunto, del Tripartito de izquierdas Cantó ha dicho que “está dividiendo sin necesidad a los valencianos, en educación, sanidad, …”, y que “hay 66.000 valencianos en lista de espera, pero ahora los enfermos se les ofrece pan y circo”, en referencia al servicio de televisión gratuito en hospitales que ha anunciado Compromís en un tuit.

Cantó asegura que tomó la decisión de presentarse hace un año porque “hay posibilidades de sacar al Tripartito, y eso es fundamental”, aunque “de aquí a mayo puede pasar cualquier cosa”. Como que al Consell de las tres izquierdas le suceda uno apoyado en tres derechas, porque “me parece muy bien” el modelo andaluz para la Comunidad Valenciana.

En resumen, sin programa aún pero con estas pistas, bien se podría decir que Toni por fin Cantó. 

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP