14 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Una campaña mediocre para unas Elecciones cruciales para invalidar a Sánchez

Sánchez es el responsable del bloqueo, que presagia mantener si los demás no le apoyan con un cheque en blanco. Articular una mayoría alternativa es factible y necesario este 10N.

 

 

Este viernes concluye una campaña electoral cuya única virtud ha sido su escasa duración. Al agotamiento del ciudadano por la incapacidad de la política -especialmente de Sánchez- para solventar sus problemas de entendimiento sin trasladárselos de nuevo, se le añade la de los propios partidos, incapaces de aportar algo nuevo a lo que ya se conocía hace seis meses.

Nada se va a recordar de esta semana preelectoral, más allá de la terrible ¿metedura de pata? del candidato socialista al proclamar su ascendencia de la Fiscalía, hasta el punto de que la principal incógnita se mantiene: ¿Con quién, cómo y para qué va a pactar el vencedor de los comicios o el más capacitado para articular una mayoría?

En esto, la mayor confusión viene también de Sánchez, que se mantiene en el mismo discurso desnortado que ha provocado este nuevo paso por las urnas: no tiene nada que ofrecer ni pactar con nadie; simplemente espera que los demás le faciliten la investidura incluso en el caso de que repita o incluso aminore el resultado del pasado 28A, saldado con 123 diputados, a 43 de los necesarios para obtener la mayoría absoluta necesaria en el Parlamento.

Si Sánchez no quiere pactar con nadie y repite resultado; la unión de PP, Vox y Cs debe tener prioridad para gobernar

Que alguien con esas cifras que, además, dijo representar el "parlamentarismo y el diálogo" para justificar su moción de censura cuando solo disponía de 81 escaños; se niega a aplicarlos, lo dice todo de la solidez de sus principios.

Y que ni siquiera disimule y ya anticipe su negativa a gobernar con nadie, le confirma como el mayor obstáculo de España para dar continuidad a una acción política estable.

Por eso la alternativa que puedan generar PP, Vox y Ciudadanos, probablemente con Pablo Casado al frente, no debe descartarse incluso en el caso de que Sánchez gane las Elecciones: si los tres partidos logran los hasta 160/170 diputados que señalan las encuestas y el PSOE no es capaz de sumar a nadie a los 120/130 que le adjudican; los socialistas serán quienes deban contribuir al desbloqueo permitiendo la investidura del líder popular. No lo hará, pero bueno es decirlo antes del domingo.

Comenta esta noticia
Update CMP