21 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Crecen las sospechas de trato de favor en la compra del chalet ganga de Zapatero

Zapatero ha comprado este impresionante chalet por 800.000 euros.

Zapatero ha comprado este impresionante chalet por 800.000 euros.

El expresidente firmó un contrato de alquiler con opción a compra en 2012, en plena crisis. El banco con el que lo suscribió ha tenido después como consejeros a dos de sus exministros.

El chalet que José Luis Rodríguez Zapatero y su mujer acaban de adquirir en el cotizado barrio de Valdemarín, en el distrito de Moncloa-Aravaca, es la envidia de cualquiera.

El expresidente, que en su día tuvo que malvender un chalet en Almería que compró en plena burbuja inmobiliaria, ha tenido esta vez mucho mejor olfato: 800.000 euros ha pagado por una vivienda de lujo y en un momento en que los precios de venta están subiendo como la espuma. 

 

Lo suyo ha sido un auténtico chollo, teniendo en cuenta cómo está el mercado actualmente. Y, además, uno con algunas sombras. En el epicentro de ellas está CaixaBank, un banco que se reestructuró precisamente en los últimos meses de Gobierno de Zapatero y que, después de aquella operación, hoy es la tercera entidad financiera española.

Zapatero se mudó al chalet que ahora ha comprado en el otoño de 2012. Ya por entonces el inmueble, uno de los 18 de una urbanización de lujo construida por Urbalia, había caído en manos de la entidad bancaria después de que la promotora presentara un concurso de acreedores en octubre de 2009 y finalmente quedara disuelta. Debido a la crisis, el banco catalán llegó a tener una cartera de inmuebles valorada en 3.097 millones de euros, casi 2.000 de ellos correspondientes a activos de promotores inmobiliarios.

En 2012, el expresidente socialista y su mujer, Sonsoles Espinosa, firmaron un contrato de alquiler con opción a compra. El precio de venta, que ahora puede parecer irrisorio, se pactó entonces, en plena crisis de ladrillo. Cuando eran chalets que no bajaban del millón y medio de euros cinco años antes. 

Lo raro es que, según fuentes del sector inmobiliario consultadas por ESdiario, normalmente este tipo de contratos tiene un plazo de ejecución de compra de entre dos y tres años, y en algunos casos hasta cinco. Pero el matrimonio Rodríguez Espinosa ha tardado más de seis en decidirse a cerrar la operación. 

Al tratarse de un contrato con un particular, el banco vendedor no suministra información alguna. Y eso que hay otra gran incógnita. Habitualmente en los contratos de alquiler con opción a compra el inquilino tiene que aportar un depósito que no recuperará si finalmente no ejerce su derecho a compra. ¿Hubo tal depósito en el caso de Zapatero? Otro misterio.

Lo único claro es que ésta ha sido, a todas luces, una operación muy ventajosa para el expresidente del Gobierno, a él que nunca se le dieron bien los números. Y con un banco que en 2015 creó un consejo asesor de banca privada en el que dio entrada a dos exministros de Zapatero: Pedro Solbes y Cristina Garmendia. Precisamente el próximo 5 de abril, los accionistas de la entidad votarán la incorporación de la exministra de Ciencia e Innovación como consejera independiente de CaixaBank.

El 2011, el último de Zapatero en La Moncloa, fue un año de cambios para la entonces caja de ahorros, que en ese ejercicio tuvo un beneficio neto de 1.053 millones. Lo que era La Caixa dio un salto de gigante y a mediados de año se convirtió en un poderoso grupo bancario, actualmente el tercero del país, y empezó a cotizar en Bolsa. 

Por aquel entonces su presidente, Isidre Fainé, habló del nacimiento de CaixaBank como un "hito" en la historia centenaria de la entidad. No se equivocaba. En 2018, último ejercicio cerrado, sus beneficios fueron de 1.985 millones de euros, un 17,8% más que el año anterior.

Comenta esta noticia
Update CMP