25 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La estremecedora historia detrás de la foto más desoladora de los atentados

La imagen de la mujer de la chaqueta amarilla hecha jirones, paralizada, con la mirada perdida tras las explosiones dio la vuelta al mundo en cuestión de segundos. Esto es lo que hay detrás.

Son las dos fotos más simbólicas de la barbarie de los atentados de Bruselas que este martes conmocionaron de nuevo a toda Europa. La de la mujer con la ropa destrozada y su chaqueta amarilla hecha jirones y la mirada perdida y la del exjugador de baloncesto tendido en el suelo, rodeado de sangre y escombros. Y las hizo ella. Ketevan Kardava, periodista, corresponsal en Bruselas de la televisión pública de Georgia estaba en el aeropuerto de la capital belga para viajar a Ginebra cuando dos terroristas se inmolaron y provocaron la muerte y el terror a su alrededor. 

Sus palabras a la revista Time para describir lo que sintió ponen los pelos de punta: "Todo estaba lleno de polvo y humo. Alrededor de mí había docenas de personas sin piernas, nadando en sangre" por eso su primer instinto fue comprobar que ella conservaba las suyas propias. La segunda detonación le sacó de su estado de shock y su primera reacción fue ponerse a salvo mientras todo el mundo corría, tenía miedo, "pero me dí cuenta de que tenía que mostrar al mundo lo que estaba ocurriendo, que la foto era más importante". Y así fue, sus fotos se convirtieron rápidamente en un símbolo y dieron la vuelta al mundo en un abrir y cerrar de ojos.

Concretamente la de la mujer de la chaqueta amarilla, semidesnuda, paralizada: "Estaba en shock, sin hablar, sin llorar, sin gritar. Sólo miraba a su alrededor con miedo".

Su foto del exjugador de baloncesto Sebastien Bellin alcanzado por la metralla también dio la vuelta al mundo cuando la colgó en las redes sociales con un simple pero demoledor mensaje: "Explosión... Ayudadnos".

Comenta esta noticia
Update CMP