04 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

James se va a la Premier mientras Bale sigue esperando

Gareth Bale, en un partido de la pasada semana con la selección de Gales.

Gareth Bale, en un partido de la pasada semana con la selección de Gales.

El Real Madrid se ha quitado un peso de encima con la salida de James rumbo al Everton, pero el problemón es el que tiene con Bale, al que Zidane no quiere ver ni en pintura.

Las salidas del Real Madrid se están llevando a cabo con rapidez, eficiencia y sobre todo, dentro de los estándares que el mercado marca tras la crisis por la pandemia, algo que preocupa en muchos clubes, pero que en la capital española entendieron como algo necesario, incluso pensando a futuro para reforzarse.

Brahim Díaz ya debutó con el Milán como jugador cedido por una temporada, Reinier forma parte de un joven e ilusionante Borussia Dortmund, Mariano tiene ofertas sobre la mesa, Óscar es nuevo jugador del Sevilla, Ceballos regresó al Arsenal a préstamo, James está encaminado para ser vendido por 25 millones al Everton y Bale, sigue trancando el juego.

El colombiano habló hace unas semanas en una entrevista con Daniel Habif, indicando que quería irse del Real Madrid el curso anterior, pero que en el club no permitieron su salida, y que ahora buscará nuevas opciones y oportunidades. Con Ancelotti esperándolo desde que se lo llevó al Bayern Munich, el colombiano rechazó un tren a Nápoles, y esta vez no se lo pensó.

Con la Copa América en el horizonte, además de las eliminatorias, James decidió aceptar irse a la Premier para una nueva experiencia, y sobre todo tener regularidad, importante para un jugador de su calibre e importancia. En los próximos días, se hará oficial la noticia junto a los detalles del traspaso y su duración.

Por su parte, Bale parecía usar la misma fórmula, tras declarar en una entrevista que ha intentado varias veces salir del club, pero que el Real Madrid es el encargado de trabar su salida en varias ocasiones, y que para este año, mantiene la motivación intacta y por ende buscará opciones para jugar.

Esto contrasta con el mensaje de Barnett, su agente, que indica de forma repetitiva que “tiene contrato con el Real Madrid”, así como lo sucedido el año pasado cuando Zidane, en una rueda de prensa, señaló que Bale tenía “todo listo para su marcha, cuanto antes se resuelva será mejor para todos”. La historia los unió un año más, para molestia del entrenador.

Su constante reto con el asunto del golf, y sus recientes actuaciones con Gales, marcan un poco el ritmo del negocio, ya que además de un golpe sufrido en la primera jornada de Nations League, el jugador no ha mostrado un cambio considerable. El Tottenham sigue siendo la opción principal para el extremo zurdo que se encontraría con José Mourinho, técnico que ya le quiso hace dos temporadas en el Manchester United.

Para el Real Madrid, y para Bale, urge solucionar lo que se hará a futuro, esperando que ambas partes salgan beneficiadas, aunque se espera una dura negociación que probablemente obligue al equipo español a torcer más de lo esperado.

Comenta esta noticia
Update CMP