La puesta a punto del Valencia prima sobre el Trofeo

La tradicional foto de plantilla y cuerpo técnico se realizó en los prolegómenos del partido

La tradicional foto de plantilla y cuerpo técnico se realizó en los prolegómenos del partido

A pesar de que el Naranja viajó a Milán desde los once metros, Mestalla dio su conformidad ante la evolución positiva que el Valencia CF presenta a una semana vista del inicio liguero.

Dentro de un ambiente festivo y de expectación máxima a partes iguales, el trofeo de la pasada edición de la Copa del Rey presidía la protocolaria foto oficial de la plantilla. Seguramente por ello el espíritu reivindicativo en forma de ovación a Marcelino se tornaba en la nota más destacada de los actos previos. Cuesta mucho alcanzar un éxito como el del pasado mes de mayo como para que todo salte en pedazos poco después, algo que pudo ocurrir hace menos de dos semanas.

Los festejos terminaban, no sin que antes se brindara un merecido homenaje a los jugadores valencianistas que este verano han alcanzado el éxito con sus respectivas selecciones, para dar paso a una edición más del Trofeo Naranja. Esta vez ya la número 48. En la misma el cuadro de Marcelino no tardó en demostrar su superioridad en cuanto a ensamblaje con respecto a un Inter de Antonio Conte aún con mucho camino por recorrer.

Los transalpinos, todavía sin sus dos nuevas incorporaciones, Diego Godín y Romelu Lukaku, y de la misma forma buscando acomodo a sus dos principales estrellas del curso pasado, Mauro Icardi e Ivan Perisic, no eran durante los primeros 45 minutos más que un juguete en manos de un conjunto valencianista que sí sabe a lo que juega; concretamente y en la mayor parte de las fases a lo que su capitán Dani Parejo dicta desde la parcela ancha. Al margen de que el mediocampista madrileño se hiciera como suele ser habitual con el manejo de su zona, cabe destacar la actividad en la ofensiva de Kevin Gameiro y, esta vez sí, Gonçalo Guedes.

Ambos comenzaron a decantar desde bien pronto del lado che el apartado concerniente a las ocasiones de peligro. Primero Gameiro mandaba a la base del palo un centro del talentoso extremo luso para instantes más tarde toparse de nuevo el galo con las piernas del arquero esloveno Handanovic en lo que, una vez más, pudo suponer el 1-0. Circunstancia que llegaría ya superada la media hora de juego y, como no podía ser de otra manera, mediante la participación del propio Guedes. Su gambeteo le permitía pisar área para asistir de forma inmejorable a la testa de un Carlos Soler que colocó en plancha su remate lejos de los dominios de Handanovic.

Un par de peticiones de pena máxima en territorio visitante bien hubieran podido sentenciar favorablemente para el Valencia previamente al carrusel de cambios que tuvo el efecto más recurrente en cualquier partido: el de ayudar a sumir a la contienda en la clásica pérdida de ritmo que ello conlleva. A todos esos parones cabría añadir el del cooling break, puesto que la temperatura de estos días en la ciudad del Turia lo hacía indispensable.

De todos los hombre de refresco utilizados por Marcelino, uno se llevaría la palma en cuanto a protagonismo. Cheryshev hizo bueno aquello de que el delantero acostumbra a ser un peligro defendiendo al cometer un penalti que otro jugador de refresco interista como Esposito convirtió ya (1-1 min. 82) en el último cuarto del choque. A punto estuvo el atacante ruso de enmendar su error, pero el central De Vrij desvió en la misma línea su remate cuando ya estaba batido Handanovic. 

Con ambos conjuntos condenados a jugarse el trofeo desde los once metros, el nuevo guardameta che procedente del Barça Jasper Cillessen, quien se llevó otra de las ovaciones de la tarde- noche, no lograba hacer valer su intuición en una tanda de lanzamientos desde el punto de penalti en la que Ezequiel Garay desentonó al mandar a las nubes el único intento erróneo de los catorce lanzados. Pocos motivos para la preocupación parecen ser esos en un duelo dominado por el Valencia CF de cabo a rabo pese a lo que diga el marcador final.

Ficha técnica:

1 (6) - Valencia: Jaume Doménech, Wass, Garay, Gabriel Paulista, Gayá, Carlos Soler, Parejo, Coquelin, Guedes, Rodrigo y Gameiro. También jugaron Cillessen, Kondogbia, Piccini, Cheryshev, Salva Ruiz, Maxi Gómez, Ferran Torres y Kang In Lee.

1 (7) - Inter de Milán: Handanovic, D'Ambrosio, De Vrij, Skriniar, Candreva, Barella, Brozovic, Sensi, Dalbert, Lautaro Martínez y Politano. Después jugaron Gagliardini, Vecino, Asamoah, Esposito, Bastoni, Borja Valero, Di Marco y Longo.

Goles: 1-0, m.38; Carlos Soler. 1-1, m.82: Politano, de penalti. En la tanda de penaltis marcaron por el Valencia Kang In Lee, Ferran Torres, Cheryshev, Maxi Gómez, Parejo y Kondogbia. Falló Garay. Por el Inter marcaron Gagliardini, Vecino, Di Marco, Esposito, Longo, Asamoah y Bastoni.

Árbitro: Sánchez Martínez. Amonestó por el Valencia a Wass y por el Inter a Skriniar

Incidencias: partido correspondiente al bwin Trofeo Naranja, último de la pretemporada del Valencia CF.

Penaltis

1-0 Kangin Lee, 1-1 Gagliardini, 2-1 Ferran, 2-2 Vecino, 3-2 Cheryshev, 3-3 Dimarco, 4-3 Maxi, 4-4 Esposito, 5-4 Parejo, 5-5 Longo, 6-5 Kondogbia, 6-6 Asamoha, Garay (fallo), Bastoni 6-7

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP