07 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Dos socialistas, Bildu y PNV echan al alcalde de Estella en pleno confinamiento

La presidenta de Navarra, María Chivite, junto a Pedro Sánchez y su hombre fuerte en Ferraz, Santos Cerdán.

La presidenta de Navarra, María Chivite, junto a Pedro Sánchez y su hombre fuerte en Ferraz, Santos Cerdán.

Ni la pandemia del coronavirus, que también asola Navarra, ha evitado que dos exediles de la presidenta María Chivite y los proetarras hayan culminado una bochornosa moción de censura.

Pese a los 31 muertos que ya suma Navarra por el coronavirus, a pesar del confinamiento de sus habitantes, y pese a la polvareda polítíca desatada desde hace semana, en Estella se ha culminado una operación política difícilmente digerible. Sin que, por cierto, ni Pedro Sánchez ni Ferraz hayan movido un solo dedo para evitarla.

El concejal de Bildu Koldo Leoz ha sido elegido este martes alcalde de Estella al prosperar la moción de censura contra el alcalde de Navarra Suma, Gonzalo Fuentes, una iniciativa que ha tenido éxito gracias al papel fundamental de dos concejales expulsados del PSOE, Jorge Crespo y Magdalena Hernández.

En la votación en el pleno del Ayuntamiento, tal y como estaba previsto, Leoz ha recibido los votos de los firmantes de la moción de censura, es decir, seis de Bildu, uno de Geroa Bai (la mrcca navarra del PNV y los dos de los exediles de la presidenta María Chivite. En virtud del acuerdo alcanzado, Koldo Leoz, que ya fue alcalde la pasada legislatura, asumirá el cargo hasta el 1 de marzo de 2022, cuando tomará el testigo el exsocialista Crespo.

Navarra Suma y el PSN no han acudido a la votación debido a la situación del estado de alarma por el coronavirus. Los socialistas habían pedido que la votación se realizara telemáticamente. Finalmente, se ha desarrollado a puerta cerrada y el batasuno Leoz ha obtenido el apoyo de 9 de los 17 concejales de los que se compone el pleno.

El Gobierno de Navarra trasladó la semana pasada un informe jurídico al Ayuntamiento de Estella en el que planteaba que se podría aplazar la moción de censura por el estado de alarma, según ha explicado el director general de Administración Local del Ejecutivo foral, Jesús María Rodríguez.

"El lunes se volvió a insistir a los proponentes para que la retiraran de forma voluntaria, para evitar que esa moción se debatiera y se votara coincidiendo con el periodo del estado de alarma. No se trata de ordenar, sino que el criterio de los servicios jurídicos del Gobierno era uno y el del Ayuntamiento era otro", ha explicado Rodríguez.

 

 

Comenta esta noticia